Por el avance de la tercera ola de Coronavirus, Santa Fe decidió suspender eventos masivos y limitar el aforo

El decreto firmado regirá hasta el 28 de febrero. Los eventos con más de 500 personas quedaron prohibidos. El aforo máximo establecido es del 70 %

31 Diciembre de 2021 00.11

Aunque los números marcan una diferencia importante respecto de Córdoba y la ciudad de Buenos Aires, el Gobierno de Santa Fe implementó nuevas restricciones por la pandemia de coronavirus. Este jueves se suspendieron los eventos masivos y se limitó el aforo para el resto de las actividades habilitadas.

El Ejecutivo provincial anunció que los cambios rigen hasta el 28 de febrero. El decreto prohíbe encuentros con más de 500 personas, ya sea en lugares públicos o privados. En una resolución posterior se estableció una excepción para aquellos que se organicen al aire libre con más de 1.000 asistentes. En ese caso, municipios y comunas pueden autorizarlos después de hacer la consulta al respecto ante el Ministerio de Salud.

La restricción de eventos masivos comprende recitales, festivales, discotecas, salones de fiestas y bailes. Al margen de la convocatoria, sea bajo techo o afuera, el aforo máximo establecido es del 70 % y ese límite también se aplica a cualquier otra de las actividades habilitadas. Los partidos de fútbol profesional quedan excluidos de esta limitación, ya que su realización se rige por disposiciones nacionales.

Por otra parte, el decreto establece la exigencia del pase sanitario a quienes trabajan en dependencias de la administración pública provincial. De esta manera, para tareas presenciales, el personal deberá tener el esquema de vacunación completo con dos dosis aplicadas al menos 14 días corridos antes de su presentación. En este sentido, se dispuso además priorizar el teletrabajo en busca de frenar la propagación del COVID-19.

De momento, el decreto no suspende ninguna de las actividades que se habilitaron a medida que se flexibilizaron las restricciones después de la segunda ola. Tanto el sector turístico como el recreativo podrá seguir funcionando a lo largo de la temporada de verano, siempre y cuando se cumpla con el nuevo aforo máximo establecido.

Con respecto a las últimas recomendaciones a nivel nacional para el aislamiento y alta por COVID-19, la Provincia adhirió al pie de la letra y fijo los mismos plazos sugeridos. Desde las vísperas de Navidad, el Ministerio de Salud amplió sucesivamente la red de testeo territorial para la detección de pacientes. En ese contexto, la demanda de hisopados en Rosario aumentó a la par y se repitieron las jornadas de largas colas en medio de la ola de calor.

Hasta principios de mes, la curva epidemiológica en Santa Fe no había registrado una aceleración significativa, pero el panorama cambió de manera rotunda en la última quincena. Hasta este jueves, la cantidad de contagios confirmados fue ocho veces mayor que en los 14 días anteriores. En ese período se reportaron 14 muertes de personas que dieron positivo por coronavirus.

La ministra de Salud, Sonia Martorano, anticipó este martes sobre los nuevos casos: "Creemos que van a seguir aumentando". Al igual que en otros distritos, la tercera ola todavía no generó un incremento en las internaciones que ponga en tensión el sistema hospitalario. No obstante, creció muy rápido la carga de trabajo en los centros donde se realizan test de COVID-19.

De acuerdo a los últimos datos oficiales, Santa Fe tiene al 80 % de la población con esquema completo de vacunación y la proporción asciende al 87 por ciento en el caso de Rosario. A un año del inicio de la campaña de inoculación, la Provincia aspira tener a una cobertura de alcance similar con terceras dosis en marzo, cuando haya pasado el verano y empiece el ciclo lectivo 2022.