Novak Djokovic ganó una batalla, en medio de su disputa con Australia

El caso del serbio, que quiere jugar el primer Grand Slam del año, será revisado el lunes, como estaba previsto.

09 Enero de 2022 08.10

Novak Djokovic tuvo una pequeña buena noticia este domingo, en relación a su intención de participar del Abierto de Australia. Es que el Tribunal de Circuito de Melbourne informó de que la vista sobre la revocación del visado del tenista serbio se celebrará el lunes a las 10 (hora local), como estaba previsto. De esa manera, los abogados del Gobierno de Australia perdieron un recurso en el que pedían que la resolución se retrasara hasta el miércoles.

El pedido, efectuado por los letrados del Ministerio australiano, fue elevado después de que los abogados del tenista presentaran este sábado ante el tribunal un documento de 35 páginas en el que alegaron que el número uno del mundo recibió una exención médica. Sin embargo, el juez Anthony Kelly rechazó el recurso.

Djokovic, quien nunca quiso develar si estaba vacunado, se encuentra aislado desde el jueves en un hotel de Melbourne a la espera de que la Justicia revise su caso, luego de intentar entrar al país sin haber recibido ninguna dosis contra el coronavirus.

Los abogados del actual número 1 del mundo, ganador en nueve ocasiones del Abierto australiano, aseguran que el tenista dio positivo por covid el 16 de diciembre de 2021 y que dos semanas después estaba recuperado, por lo que el 1 de enero se le había proporcionado el permiso para entrar en Australia sin estar vacunado.

El pasado jueves, el equipo legal del tenista pidió al tribunal una respuesta definitiva sobre la deportación para este martes por motivos de programación del Abierto de Australia, que se celebra en Melbourne entre el 17 y el 30 de enero. De todos modos, el juez les marcó la cancha y respondió que, en este caso, "la cola no va a mover al perro".

En medio de un gran revuelo internacional, las autoridades de Australia revocaron el visado de Djokovic por incumplir las medidas contra la covid-19 a su llegada al país oceánico, el miércoles por la noche.

A pesar del argumento de los abogados del serbio, varias fotos publicadas en las redes sociales muestran cómo el número uno del tenis mundial participó en actos públicos el 16 de diciembre, cuando el servicio postal serbio lanzó una serie de estampillas en su honor, y también el día siguiente, cuando participó de un evento para jugadores jóvenes, organizado en Belgrado.

Mientras tanto, Djokovic permanece aislado en el antiguo Park Hotel, una instalación ubicada en Melbourne que cuenta con cinco pisos y alberga a unas 32 personas atrapadas por el duro sistema migratorio australiano, que se hizo mucho más rígido aún durante la pandemia de covid-19.

El centro se dio a conocer el año pasado cuando estalló un incendio que obligó a evacuar a los migrantes y se denunció que la comida tenía gusanos. Un puñado de manifestantes se congregó durante la mañana del domingo en la calle frente al albergue, donde cientos de seguidores de Djokovic, activistas antivacunas y defensores de los migrantes desfilaron un día antes.

La postura australiana

Las autoridades del país oceánico insisten en que la prueba de una infección reciente de covid-19 solo permite otorgar exención a los residentes, no a extranjeros que buscan ingresar al país. Australia aún restringe el ingreso de foráneos, y quienes reciben autorización deben tener la vacunación completa o contar con una exención médica.

Los abogados del tenista argumentaron que enfrentó un "procedimiento injusto" porque los agentes fronterizos australianos lo retuvieron ocho horas en el aeropuerto de Melbourne, casi siempre "incomunicado".

Djokovic pidió tiempo para descansar y consultar con sus abogados pero los agentes migratorios lo convencieron de permitirles tomar una decisión inmediata, que fue cancelar su visa, según los abogados. Asimismo, sus pedidos de traslado a otra instalación donde pueda entrenar para el Abierto de Australia han sido ignorados, según los abogados. 

La primera ministra serbia, Ana Brnabic, dijo el fin de semana que su país respalda al jugador y que tuvo "conversaciones constructivas" con la ministra australiana de Exteriores, Marise Payne.

"Logramos que recibiera comida libre de gluten, equipo de ejercicio, una computadora", declaró Brnabic a la televisora serbia Pink.

En un video interno divulgado el sábado, el director de Tennis Australia, Craig Tiley, aseguró, por su parte, que la entidad había hecho "todo lo que podía".

Aunque Australia endureció las restricciones para combatir una ola de contagios ligada a la variante ómicron, el estado de Victoria, donde está Melbourne, registró el domingo 44.155 casos.