• Dólar
  • BNA $884.5 ~ $924.5
  • BLUE $1280 ~ $1280
  • TURISTA $1415.2 ~ $1415.2

15 C ° ST 15.17 °

Unión Radio 91.3 en vivo

Para tener en cuenta

Cuáles son los fondos que podrían reemplazar al plazo fijo y a las billeteras virtuales

Se trata de los fondos conocidos como “T+1″ que tienen un plazo de rescate de 24 horas. Ese “costo” para el ahorrista -que no puede disponer de su dinero inmediatamente- se compensa con mejores tasas.

25 Mayo de 2024 14.22

Tras la fuerte baja de tasas impulsada por el Gobierno y que afectó tanto a los plazos fijos como a las billeteras virtuales, se asoma un tipo de fondo común de inversión (FCI) como alternativa para los pequeños inversores.

Se trata de los fondos conocidos como “T+1″ que tienen un plazo de rescate de 24 horas. Esto significa que desde que el cliente opta por sacar su dinero hasta que lo ve acreditado en la cuenta pasa un día.

Ese “costo” para el ahorrista -que no puede disponer de su dinero inmediatamente- se compensa con mejores tasas. Mauro Carrizo, financial advisor de Cocos Capital, calculó que la diferencia de rendimientos entre un FCI money market (de rescate inmediato o T+0, como los que ofrecen las billeteras virtuales) y un T+1 ronda entre un punto y un punto y medio mensual.

Por su parte, Yanina Skiba, sales manager de SBS Fondos, ejemplificó: “El rendimiento neto promedio de los últimos 30 días arroja un 6,227% para los T+1 versus 4,385% que brindaron los fondos money market”. Y agregó: “Otro punto interesante se ubica en el breakeven entre ambos fondos: actualmente ese número ronda los 3 días. Es decir, si voy a necesitar utilizar el dinero en 7 días, me conviene estar invertido en un fondo T+1 en lugar de un T+0. Antes de la continua baja de tasas, este indicador rondaba los 20 días”.

¿Y a qué se debe ese diferencial de retornos? A que los fondos T+1 pueden invertir en bonos del Tesoro, que el Ministerio de Economía licita quincenalmente. Esos títulos llegan a rendir hasta 4% mensual y los FCI que los tienen en cartera se benefician con eso y les permite acercar su rendimiento a las expectativas de inflación.

En cambio, los money market (también llamados T+0) solamente pueden invertir en cuentas bancarias remuneradas, plazos fijos y cauciones bursátiles. Todas esas alternativas sufrieron el impacto de la baja de tasas y cada vez pagan menos.

“La caución y los money market bajaron fuertemente su tasa, ubicándose en el orden del 30% nominal anual. Venimos viendo una rotación de carteras hacia los T+1 que extienden duration (es decir, tiene activos de plazo más largo), pero logran una ventaja en cuanto al rendimiento, que es mayor al de los money market”, explicaron desde Adcap.

“Para aquellos inversores moderados, esta es la estrategia que está siendo utilizada tras la baja de tasas. Tienen un poco más de volatilidad, a diferencia de los money market”, añadieron, en referencia a que el valor de la inversión (cuotaparte) puede fluctuar algo más porque los FCI T+1 tienen bonos cuya valuación se mueve en el mercado.

Los fondos T+1 están invirtiendo buena parte de sus patrimonios en las letras capitalizables (Lecap) que emite el Tesoro y completan con otros bonos, como los que ajustan por inflación. También pueden adquirir obligaciones negociables de empresas, participaciones en fideicomisos, cauciones y cuentas remuneradas. Los precios de la mayoría de esos instrumentos se mueven todos los días en el mercado.

En ese sentido, para mantener el valor de la inversión es fundamental que no haya grandes dudas sobre la disciplina fiscal del Gobierno ni sobre su capacidad de pago. Y esa es otra virtud de los FCI: permiten al minorista acceder a inversiones administradas por un profesional que, ante cualquier ruido en el mercado, buscará mover el dinero hacia un lugar más seguro.

 

Qué es un fondo común de inversión

 

Según la CAFCI, un Fondo Común de Inversión es un patrimonio de titularidad de diversas personas, llamados cuotapartistas, a quienes se les reconocen derechos de copropiedad representados por cuotapartes. El valor de esta última reflejará diariamente los resultados que obtenga el fondo.

En otras palabras, un FCI reúne a personas o empresas e invierte en una cantidad de activos, como cuentas remuneradas, plazos fijos, bonos, acciones, activos del exterior, entre otras. A la vez, divide su patrimonio en cuotapartes cuyo valor varía en función de la cotización de los instrumentos en los que invierte ese fondo.

Cada inversor que ingresa a un FCI (suscribe, en el lenguaje técnico), compra una cantidad de cuotapartes al precio de ese día. A medida que sube la valuación de los activos en los que invierte el Fondo, también se valoriza la cuotaparte. Si los precios bajan, en cambio, también cae el valor de la cuotaparte.

El cuotapartista puede retirar (o rescatar) su participación en el FCI en el momento que quiera, de forma total o parcial. Ese desarme de la inversión se puede hacer por monto (por ejemplo, al sacar el total o solo $10.000) o por cantidad de cuotapartes, en cuyo caso se valuará cada una al valor del día. Según el tipo de fondo, el dinero rescatado se acredita en el día o dentro de 24, 48 o 72 horas.