Andy Kusnetzoff recordó cómo intentó conquistar a una estrella de Hollywood

Fue en el programa de Los mammones. También revivió algunos de los momentos más osados de su carrera.

10 Noviembre de 2021 02.34

Andy Kusnetzoff está casado y es padre de dos hermosos hijos, Helena y León. Pero aunque ahora es un hombre de familia y no pierde oportunidad para demostrar lo enamorado que está de Florencia Suárez, su esposa, en algún tiempo fue un hombre soltero y audaz. Así lo demostró durante su visita a Los Mammones (América), donde recordó sus intentos de conquistar a una estrella de Hollywood.

Era 1995 y Andy recién se recibía de periodista en TEA. Su carrera se disparó meteóricamente y, antes de darse cuenta, estaba recorriendo el mundo con el micrófono de Caiga quien caiga entrevistando una larga lista de personajes reconocidos que fueron desde Angelina Jolie hasta Fidel Castro.

Su personalidad enamoradiza lo llevó a caer a los pies de múltiples estrellas, sin embargo, fue una la que lo dejó embobado. En 1996 llegaba a la gran pantalla Jerry Maguire, la película protagonizada por Tom Cruise que llegó a convertirse en un clásico de la década del 90. Pero no fue el exitoso actor quien se llevó la atención del joven Andy sino su coestrella, Renée Zellweger.

Por esos sucesos de la vida que parecen marcados por el destino, un año después del estreno Andy tuvo la oportunidad de verla cara a cara en el Festival de Venecia. Él consiguió hacerle una entrevista y siguiendo su filosofía de vida de que “hay que remar”, se animó a ir por más.

“Le dejé un CD en donde ella paraba, en el hotel”, dijo, brindando una especie de titular para lo que sería la historia completa. Explicando detalle por detalle su plan para conquistar a la celebridad, agregó: “Me fui a dormir y no me quedé tranquilo. Dije 'No, hay que hacer algo. Esto no puede quedar así'. Agarré un compact, averigüé en que hotel estaba, le dejé una carta con la dirección -no había ni mail-y un CD de soul, lo que tenía”.

“Y me quedé tranquilo que hice algo”, sentenció, creyendo que ese sería el final de la emocionante historia. Pero la aventura no terminaba ahí y un mes más tarde llegaba una carta a la casa de Andy firmada por Zellweger. El documento estaba escrito “con toda la onda” y todo indicaba que al final habría un número o forma de contactarla. Grande fue la desilusión cuando vio que estaba firmada “como si fuera para un fan”.

Los años pasaron -cinco para sr exactos- y el destino volvió a encontrar a las dos celebridades. Creyendo que ese sería su momento, Andy se coló en la fiesta en donde ella estaba y se acercó para hablarle, con la esperanza de que lo recordaría. “Para mi llamó a seguridad”, aclaró durante la entrevista entre risas, recordando el momento con la claridad que solo da el tiempo.

“Cuando se iba la encare y le digo toma Renée, el saco. Y le pido: 'Llevame en la limo'”, continuó. Su súplica se chocó con una dura pero simple respuesta: “No puedo, tengo novio”. Al otro día, el noviazgo entre Zellweger y Jim Carrey llegó a todos los titulares como un cierre definitivo a la historia de amor imposible.