De Niro tomó mate, termina de filmar este sábado con su amigo Brandoni, y se va a Nueva York

No hubo pelea entre ellos. Tras su primera cara de sufrimiento, probó un mate amargo, le gustó y se llevará un equipo de mate. ¿Y Francella?

De Niro en Argentina
De Niro en Argentina

06 Mayo de 2022 09.00

Ya pasaron cuatro días de rodaje de Robert De Niro para la serie Nada, con Luis Brandoni, que dirigen Mariano Cohn y Gastón Duprat. Y la noticia no es el rumor de que el actor argentino se enojó con el neoyorquino, sino que De Niro termina de filmar mañana sábado y regresa en avión privado a Nueva York.

Ya contaremos por qué.

La jornada del jueves arrancó con dos equipos de filmación, uno en la misma locación que el miércoles, en el Faena Art Center, y el segundo no muy lejos de allí, en el barrio de La Boca.

Dee Niro, a fines de diciembre de 2014, en la que había sido su anterior visita a Buenos Aires, y donde vio a Luis Brandoni. Foto Archivo Clarín 

Dee Niro, a fines de diciembre de 2014, en la que había sido su anterior visita a Buenos Aires, y donde vio a Luis Brandoni. Foto Archivo Clarín

La novedad con la que se encontraron los 250 extras -que volvieron con la misma ropa a sentarse en las mismas butacas del auditorio, para seguir filmando la escena de la presentación del libro Nada, que escribió Manuel (Luis Brandoni) y en el acto presenta Vincent (Robert De Niro)- y los 120 técnicos fue que debieron firmar un contrato de confidencialidad, para evitar filtraciones de lo que sucede en el rodaje.

Mientras Brandoni comenzó su día de rodaje en el Faena, el actor neoyorquino lo hacía en La Boca. A la tarde, y desmintiendo los rumores infundados de que el actor de Esperando la carroza se hubiera ofuscado por supuestas llegadas tardes del visitante a los sets de filmación, ambos se reunieron en el restaurante Patagonia Sur, para filmar más escenas juntos. Y se los vio del mismo buen humor que el lunes, el martes y el miércoles. Allegados a la producción hablaron de la buena sintonía entre ellos dos, que son amigos en la vida real.

El restaurante es propiedad de Francis Mallmann, uno de los asesores culinarios que tiene la serie -Manuel es un crítico gastronómico al que viene a visitar su amigo Vincent-, y allí, rodaron varias escenas. El lugar tenía una decoración entre cargada y barroca, con muchas piezas de arte y cristalería francesa, las paredes tapizadas en terciopelo y lámparas de estilo.

A De Niro le armaron una suerte de lounge o salón especial en el último piso de la Fundación Andreani, que está ahí, al lado de la Fundación Proa. Es un centro cultural, con una ventana con vista privilegiada a La Boca, a sus puentes sobre el Riachuelo. El espacio fue diseñado por Clorindo Testa, y tiene las típicas ventanas semicirculares del arquitecto.

El lounge era solo para las esperas entre los cambios de posiciones de cámaras y luces. Brandoni, en esos cortes, opta por ver las noticias y leer los diarios. En las escenas del restaurante Manuel y Vincent siguieron dialogando como dos viejos amigos que son, que o se ven desde hace décadas y que se están poniendo al día de sus vidas.

Mate amargo para De Niro

Tenía que llegar el día, y llegó. Una parte del equipo de dirección le hizo probar un mate a Robert De Niro -ya es Bob, a secas, para todos- y después de la primera cara de sufrimiento por lo amargo del sabor, al hombre de 78 años, que debió haber pensado que había probado de todo, le terminó gustando.

Así que hoy, viernes, un asistente -o tal vez la misma Tiffany, la novia de De Niro que lo acompaña en este viaje- se acercarán a un negocio en Palermo, donde adquirirán un cargamento de mate y de yerbas.

De Niro y la parrilla Lo de Omar, donde rodó el martes. 

De Niro y la parrilla Lo de Omar, donde rodó el martes.

Es que a De Niro, además del bife de chorizo a caballo y el helado del dulce de leche, lo pueden las infusiones.

Tiffany ayer no fue al rodaje, pero quien sí tuvo visita fue Brandoni: llegaron sus hijas y uno de sus nietos.

Hoy, viernes 6 de mayo, rodarán en Palermo y también deberán terminar algunas tomas que quedaron pendientes por La Boca. Igual, el popular barrio quedó como amurallado a tres cuadras a la redonda de donde se filma.

Chau, Bob

Como decíamos, el sábado sería el último día de rodaje para De Niro, que partirá en cuanto termine de filmar. Quedan pendientes tomas, y la decisión es que habría que hacerlas en Nueva York. O un equipo viaja a Manhattan, o de lo contrario De Niro regresa en algún momento a Buenos Aires.

Es que, como bien dice la gacetilla o comunicado que ayer difundió Star+, que emitirá por streaming nada en 2023, De Niro tiene una participación especial en los primeros cuatro episodios y será estrella invitada en el episodio que cierra la serie, el quinto. Lo de la “participación especial” en los cuatro primeros capítulos consiste en que Vincent relata lo que va sucediendo en Buenos Aires.

Poné a Francella

Guillermo Francella no filmará con Robert De Niro. Como ya dijimos, y desmintiendo aquello de que “coprotagonizaría la serie con Brandoni”, aparecerá en un episodio, haciendo devolución de gentilezas -Brandoni lo hace en El encargado, la serie de Cohn y Duprat que ya terminaron de rodar y debería verse por Star+ en algún momento de este año-. Francella hace de un vendedor de autos usados.

El miércoles se rodó una escena en la que Manuel y Vincent llegan al Faena en un Mercedes Benz amarillo, un modelo de los '80, bien vintage, que es del personaje de Manuel -y no de Vincent, como publicó erróneamente algún medio-. Pero Manuel no maneja, lo hace Antonia (la joven paraguaya Majo Cabrera), la nueva empleada o asistente de Manuel, que llena el lugar vacío que dejó la muerte del personaje de María Rosa Fugazot.Manuel iba sentado del lado del acompañante, y Vincent, atrás.

Ese auto, en un momento Manuel lo quiere vender, y llama al mejor vendedor de autos usados de la ciudad, que es el personaje de Francella.

El último día

Para la despedida de De Niro, el sábado -quedan por lo menos otras seis semanas de rodaje para el resto del elenco argentino-lo esperan filmaciones en distintas calles céntricas de Buenos Aires. Van a ser todos exteriores, y luego es probable que la van que utiliza lo lleve directamente a De Niro al aeropuerto de Ezeiza, donde subirá al mismo avión privado que lo trajo el sábado 30 de abril.

Pero todavía falta, y lo tenemos entre nosotros.