Mariano Martínez recordó la época en que estuvo en sillas de ruedas durante tres años

Fue por un accidente de tránsito. Había sido atropellado por un colectivo y los médicos le dijeron que existía la posibilidad de que le cortaran la pierna izquierda.

19 Diciembre de 2021 22.39

En la mesa de Almorzando con Mirtha Legrand (eltrece), Mariano Martínez recordó uno de los momentos más duros de su vida: solo tenía 9 años cuando fue atropellado por un colectivo y los médicos le dijeron que existía la posibilidad de que le cortaran la pierna izquierda.

A partir de ese accidente, el actor pasó mucho tiempo en cama y no tenía claro si podría revertir esa situación. “A los 12 años y medio vuelvo a caminar. Estuve en silla de ruedas casi tres años, hasta que volví a caminar bien. Tuve que aprender de vuelta”, rememoró.

Durante su rehabilitación, Mariano Martínez tuvo que alejarse de su gran pasión: el Taekwondo. Sin embargo, una vez que se fortaleció, volvió a entrenarse. “Más que un deporte, es como una forma de vida para vos”, le dijo Juana Viale.

“Sí, practico el ITF, de la escudería Shuzan, que justo hoy rendimos con mi hija mayor, ella pasó a punta rojo y yo a punta negra. Y ahí rompí tablas de una pulgada, que es una de las pruebas que uno tiene que pasar cuando rinde examen a punta negra”, relató el protagonista de éxitos como Esperanza Mía.

El arte marcial fue bisagra para recuperar la confianza en sí mismo tras el accidente de tránsito que sufrió. “Vuelvo al cole, terminando séptimo grado y ahí descubrí un poco? Ya de chico me pasaba mucho eso con la actuación, y este deporte en sí, que podía liberarme. Yo era muy introvertido, muy metido para adentro, no me sacabas una palabra ni con tirabuzón”, afirmó.

Y añadió: “Esta disciplina, y darme cuenta qué cuando actuaba en los actos escolares era como que no era yo, entonces me hacía sentir más liberado”.

Martínez destacó cómo el Taekwondo se volvió mucho más que una actividad o un pasatiempo en su vida. “Tiene una filosofía maravillosa, que es la perseverancia, el autocontrol, el espíritu indomable, es un arte. Yo lo amo desde chiquito, es una pasión que tengo, lo empezamos con mi hijo de 8 años cuando él tenía 4. Y se sumó mi hija de 12?, explicó.

Además, precisó por qué valora que sus hijos practiquen la disciplina. “La de 4 a veces va y me encantaría que siga. Te ayuda a sentirte seguro en la vida, te da muchas herramientas en ese sentido que me parece fundamental: el amor propio y la seguridad hacen que vos seas mucho mejor con todos”, concluyó.