• Dólar
  • BNA $184.50 ~ $192.50
  • BLUE $379.00 ~ $383.00
  • TURISTA $303.60 ~ $316.80

34 C ° ST 36.49 °

Unión Radio 91.3 en vivo

Cuando Rusia bombardea un edificio lleno de gente, estas son las secuelas

Los equipos de rescate encontraron numerosos muertos y heridos, y algunos vivos, tras el ataque ruso a un edificio de apartamentos en Dnipro.

15 Enero de 2023 13.18

Dos horas después de que un misil ruso se estrellara el sábado contra un complejo de apartamentos ucraniano, conmocionando a la ciudad que ha servido de refugio relativamente seguro para los desplazados por la guerra, los equipos de rescate que excavaban entre los escombros detectaron un movimiento repentino desde arriba.

En el octavo piso, pudieron ver el brazo de una anciana ensangrentada, tan sepultada por los escombros que apenas podía moverse, agitando un trozo de tela roja. Debajo de ella, docenas de apartamentos se habían derrumbado, tragando a los residentes en unos 30 pies de escombros.

Desde el interior del edificio siniestrado, se la veía viva y pidiendo ayuda.

El flagrante ataque ruso contra la población civil -el peor que ha sufrido esta ciudad desde que Rusia invadió Ucrania el pasado mes de febrero- se produjo pocos días después de que el presidente ruso Vladimir Putin nombrara a su oficial militar de mayor rango, el general Valery Gerasimov, nuevo supervisor de su implacable guerra en Ucrania.

El bombardeo ocurrió en el Año Nuevo ortodoxo y tras el nombramiento de un nuevo general ruso para comandar la guerra en UcraniaEl bombardeo ocurrió en el Año Nuevo ortodoxo y tras el nombramiento de un nuevo general ruso para comandar la guerra en Ucrania

El ataque, que coincidió con el Año Nuevo ortodoxo, sirvió como sombrío mensaje de que es probable que el íntimo confidente de Putin continúe con los violentos ataques con misiles contra objetivos civiles que se han convertido en una seña de identidad del asalto ruso. El bombardeo, que forma parte de una oleada de ataques perpetrados el sábado en toda Ucrania, podría haber destruido hasta 30 apartamentos del extenso complejo, según declaró el Presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, que compartió un vídeo de la destrucción.

Los residentes quedaron atrapados mientras las llamas envolvían parte de la estructura, dijo Kyrylo Tymoshenko, jefe adjunto de la oficina del presidente, en Telegram.

Más de 20 personas murieron en el edificio de apartamentos el sábado, y al menos otras 60 resultaron heridas. Al anochecer, al menos 38 personas habían sido rescatadas, dijo. Se cree que hay muchas más sepultadas entre las ruinas. . A medida que la ciudad se acercaba al toque de queda de medianoche, perros con zapatos especiales para protegerse de las heridas escalaban el montón de escombros, olfateando en busca de supervivientes. A un lado, los muertos yacían en el suelo en bolsas blancas, envueltos en cinta roja y blanca.

Los cuerpos retirados de los escombros, a un costado del edificio. El balance superó los 20 fallecidosLos cuerpos retirados de los escombros, a un costado del edificio. El balance superó los 20 fallecidos

Traslado de los sobrevientesTraslado de los sobrevientes

Los vivos, cientos de ellos, aparecieron de la oscuridad, como hacen en tantas ciudades ucranianas en tantas noches, para limpiar y repartir comida y bebidas calientes.

Aunque los misiles rusos alcanzaron otras ciudades ucranianas el sábado, ninguno causó nada parecido a la magnitud de los daños en Dnipro. El ataque supuso una conmoción excepcional porque Dnipro ha sido una especie de refugio. Muchos desplazados, procedentes de lugares como la ciudad de Mariupol, ocupada por Rusia, o las regiones de Donetsk y Luhansk, en la línea del frente, se han trasladado aquí en busca de seguridad y normalidad.

Ya no tenemos espacios seguros en Ucrania”, dijo Maksym Chornyi, de 32 años, que se ofreció voluntario para ayudar a rescatar personas en el lugar de los hechos. “Es necesario que Europa también lo tenga claro, porque estos cohetes también pueden caer allí”.

Chornyi estaba en su casa, al otro lado de Dnipro, el sábado por la tarde, cuando oyó el ataque, tan potente que provocó una onda expansiva en gran parte de la ciudad.

Se apresuró a acudir al lugar de los hechos, donde trepó entre los escombros para buscar supervivientes sin más protección que una mascarilla para protegerse del humo que flotaba en el aire. Al cabo de varias horas, los equipos de rescate le pidieron a él y a otros voluntarios que retrocedieran para poder introducir maquinaria pesada en la zona y seguir excavando. Se apartó, con la cara oscurecida por el hollín.

Lo que vio entre los escombros fue una pesadilla.

En un momento dado, oyó gritos y pensó que venían de abajo. Entonces se dio cuenta de que era la mujer atrapada en el octavo piso, que dijo a los rescatadores que se llamaba Lyuba. Más tarde, miró hacia arriba y se dio cuenta de que un hombre muerto colgaba del otro lado del edificio, con los intestinos arrancados del cuerpo.

Justo al lado, “había sangre esparcida por la pared”, dijo Chornyi. “Me siento fatal”.

infobae

Poco antes de las ocho de la tarde, los equipos de rescate sacaron a Lyuba de entre los restos de su casa y la bajaron lentamente al suelo en una camilla amarilla. Yacía en silencio mientras la envolvían en una manta de papel de aluminio.

Uno de los trabajadores que la bajó le dio un beso y se inclinó sobre ella. “Prometí que te salvaría y lo he hecho”, le dijo. “Todo va a salir bien”. Luego se la llevaron en una ambulancia.Uno de los médicos de la Cruz Roja ucraniana que ayudó a ponerla a salvo dijo que creía que tenía las dos piernas rotas. Tenía la cara cubierta de sangre.

Cuando se le preguntó qué mensaje quería enviar al mundo tras este ataque, la doctora, que sólo se identificó como Natalya, de 36 años, no dudó.

Detengan a Rusia”, dijo.

El hijo de Nadya Yaroshenko, Rostyslav, de 12 años, estaba solo en su apartamento del tercer piso cuando cayó el misil. Llamó a su madre asustado y le preguntó cómo podía huir.

“No hay escaleras”, le dijo. Con gran parte del edificio destruido, se arrastró hacia el ascensor y esperó a que llegara la ayuda.

Sus amigos empujaron a los socorristas, gritando que había un niño atrapado dentro. Entonces uno escaló el edificio y lo sacó por una ventana, ileso.

Horas después, la familia seguía esperando alguna señal de su gato y su perro desaparecidos. Entonces su vecino, Andriy Filkovich, llamó con buenas noticias. “Nadya, la perra está a mi lado con su salvador. ¿Dónde estás?”, dijo.

Un bombero devolvió la temblorosa perra salchicha, llamada Cola, a Yaroshenko, que la envolvió en sus brazos. “Estabas muy asustada”, arrulló. “No tengas miedo”. Su gato, Bilyash, cuyos ojos azules y amarillos hacen juego con la bandera ucraniana, seguía desaparecido. (Fuente The Washington Post 2023)