• Dólar
  • BNA $130.75 ~ $138.75
  • BLUE $285.00 ~ $290.00
  • TURISTA $214.50 ~ $227.70

7 C ° ST 7.1 °

Unión Radio 91.3 en vivo

El Papa negó los rumores de renuncia y reveló que tuvo una pequeña fractura en la rodilla

En una entrevista, dio detalles sobre su salud y no descartó seguir, en el futuro, el ejemplo de Benedicto XVI, papa emérito, a quien elogió; reiteró su deseo de viajar a Moscú y Kiev para detener la guerra.

04 Julio de 2022 10.38

“Nunca se me pasó por la cabeza. Por el momento, no”. Justo al cumplirse hoy un año de una operación de colon que causó gran alarma en el mundo y marcó el comienzo de rumores un clima de final de pontificado, el papa Francisco volvió a negar hoy tajantemente esas versiones de dimisión.

Si bien en el pasado había dejado abierta la posibilidad de seguir los pasos de su predecesor, Benedicto XVI, papa emérito, el último sábado negó tener en mente un paso al costado en una entrevista que concedió a Philip Pullella, veterano vaticanista de la agencia Reuters.

Las especulaciones sobre una eventual renuncia se desataron en mayo al coincidir diversos hechos que causaron sugestiones en algunos sectores. Después de haber aparecido por primera vez en silla de ruedas debido a su problema en la rodilla –que viene arrastrando desde principios de año–, al margen de convocar a todos los cardenales del mundo a Roma a fines de agosto para reflexionar sobre su radical reforma de la curia y para ampliar el número de votantes en el próximo cónclave, se anunció una visita a la ciudad de L'Aquila, en el centro de Italia. Allí se encuentra la tumba de Celestino V, un papa que dimitió en 1294, que fue visitada por Joseph Ratzinger dos años antes de su clamoroso paso al costado, el 11 de febrero de 2013.

“Todas estas coincidencias hicieron pensar que quizás era la misma liturgia, pero a mí no me entró en la cabeza, nunca se me pasó por la cabeza. Por el momento no, en serio”, aclaró, como ya lo había hecho en septiembre pasado en una entrevista en una radio española. “Pero llegado el momento, cuando veré que ya no aguanto más, lo haré y este es el gran ejemplo de papa Benedicto: fue una cosa muy buena para la Iglesia y él le dijo a los papas de detenerse a tiempo. Es un grande Benedicto”, elogió, como ya hizo en el pasado.

¿Cuándo podría darse su dimisión? “No sabemos. Dios lo dirá”, contestó Francisco, que se mostró de muy buen humor en la entrevista.

Hablando del problema de rodilla que limitó su movilidad y lo obligó a suspender un viaje a África (Sudán del Sur y República Democrática del Congo, previsto en estos días), el Papa reveló que sufrió “una pequeña fractura” cuando dio un paso en falso estando su rodilla derecha ya inflamada.

“Con este ligamento inflamado, caminé mal y este andar mal corrió un hueso, con una fractura ahí y ése es el problema”, precisó, en lo que apareció como una novedad.

“Estoy bien, estoy mejorando lentamente y técnicamente ya se hizo la calcificación, gracias a todo el trabajo que se hizo con el láser, la tecnoterapia y la magnoterapia”, agregó el Papa, que cumplirá 86 años el 17 de diciembre. “Ya ahora tenemos que comenzar a mover porque hay un peligro de perder la musculatura si uno no se mueve. Pero va mejor”, insistió el ex arzobispo de Buenos Aires, que admitió que no quiere operarse de la rodilla porque teme que una eventual anestesia general le cause las mismas molestias que tuvo después de su operación de colon, hace un año.

“Sí, me sacaron 33 centímetros de colon, del sigma, por diverticulitis, salió bien, fueron más de 6 horas de anestesia y por esto no quiero operarme de la rodilla, porque la anestesia deja rastros. A diez meses, a un año, no. Orgánicamente fue un éxito, un gran éxito”, evocó de esa intervención quirúrgica que tuvo lugar en el hospital Gemelli, en medio de enorme reserva.

Riendo, el Papa desmintió asimismo rumores que corrieron en ese momento de un supuesto tumor maligno. “A mí no me lo dijeron, no me lo dijeron. No. Son chimentos de corte: el espíritu de corte aún existe en el Vaticano y pienso que el Vaticano es la última corte europea de monarquía absoluta”, bromeó.

Francisco, que tiene agendado un viaje a Canadá a fines de este mes. También expresó su permanente preocupación por la guerra en Ucrania y reiteró su deseo de viajar tanto a Moscú como a Kiev.

“Yo quisiera ir. Quería ir primero de todo a Moscú, hemos intercambiado mensajes sobre esto porque pensaba que si el presidente de Rusia me concedía una ventanita chiquita iba para servir la causa de la paz”, explicó, al adelantar que es posible que al regresar de Canadá pueda haber un viaje a Ucrania. “Lo primero es ir a Rusia para tratar de ayudar en algo, pero quisiera ir a las dos capitales”, agregó Francisco, en abril, se manifestó “dispuesto a hacer todo para frenar la guerra”.

Aunque ningún Pontífice viajó nunca a Rusia, tierra cristiana ortodoxa, el papa Francisco destacó que en los últimos meses hubo contactos entre su número dos, el cardenal-secretario de Estado, Pietro Parolin y el canciller ruso, Sergei Lavrov, sobre un posible viaje a Moscú. Aunque admitió que al principio no hubo buenas señales y que incluso desde el Kremlin respondieron que no era el momento, dejó entender que, quizás, algo puede haber cambiado.

Finalmente, ante una pregunta sobre la decisión de la Corte Suprema de Estados Unidos que, hace una semana, revirtió el derecho constitucional al aborto, el Papa dijo desconocer los detalles técnicos, pero que respetaba el fallo. Y, como en otras oportunidades, condenó con fuerza esta práctica, comparándola con el asesinato a sueldo: “la pregunta moral es si es justo matar a una vida humana para resolver un problema, es más, si es justo alquilar a un sicario para resolver un problema”. (Fuente La Nación)