Denuncian a la Policía por millonaria estafa en el pago de seguros a móviles en desuso

El hecho fue denunciado a finales de la semana pasada pero recién trascendió ayer, cuando el expendiente fue girado al Fiscal Marcelo Sago. La denuncia da cuenta del pago millonario de doble seguro, en la mayoría de los casos, de móviles policiales siniestrados (chocados, volcados, incendiados) que están en desuso desde hace años.

15 Febrero de 2018 00.25

El área de administración y el departamento Logística de la Policía de la provincia, siempre estuvieron bajo la lupa, ya que las sospechas por sobreprecio en las licitaciones y compras directas eran un secreto a voces dentro de la Institución.  Ayer, sin embargo, el secreto  se convirtió en una denuncia penal.
La presentación, que si bien trascendió ayer en los pasillos de la fiscalía N° 6 de Delitos Administrativos,  se habría realizado el pasado viernes en la fiscalía General.
La información a la que tuvo acceso LA UNION,  da cuenta de que, a finales del año pasado, se habrían detectado, en el parque automotor de la fuerza de seguridad, serias irregularidades que podrían enmarcarse en una millonaria estafa. Durante varios años, la institución policial estuvo pagando el seguro a vehículos, ya sean  automóviles VW Polo, Camionetas S 10, etc., todos ellos siniestrados, producto de hechos viales, fallas mecánicas por las que terminaron incendiándose o bien por falta de repuestos. Es decir que abonaron, en promedio, más de nueve mil pesos anuales -por cada vehículo- por móviles que no cumplían su función, la de realizar prevención en las calles de la provincia.
Si bien el pago del seguro a vehículos oficiales que conforman hoy por hoy,  y desde hace muchos años, el “cementerio” policial -conocido por todos- en el predio que la fuerza posee en la Ruta Provincial N° 33, en Sumalao, es grave la situación y la estafa es mayor si sobre esos vehículos la Policía destinó también abultadas sumas de dinero por un “doble seguro”.
Voceros judiciales explicaron que uno de los vehículos en cuestión es el colectivo  que posee la institución, el cual está fuera de funcionamiento desde el año 2014, aproximadamente, y por el cual, según la información a la que tuvo acceso este medio, se pagó un doble seguro hasta octubre del año pasado.
Si bien en la denuncia que investiga el fiscal Marcelo Sago y por la cual en las próximas horas podrían llevarse a cabo allanamientos en las oficinas de la Jefatura de Policía, de Administración, Licitación y Losgítica (taller mecánico de la policía) en busca de la documentación que respalde las supuestas estafas millonarias, no se sindica directamente al Jefe de Policía y a integrantes de la plana mayor.
No obstante,  las órdenes de la licitaciones de los seguros para los móviles tenían, entre otras firmas, la del Jefe policial.