Cámara Penal N°3

Los padres de la bebé fallecida declararon ante los jueces y se culparon mutuamente

Se trata de Juan Olivera y Daniela González, padres de una beba de cuatro meses, quien murió víctima de presuntos malos tratos en el abril del año 2019 en Tinogasta. Ambos están acusados de homicidio agravado por el vínculo.

10 Mayo de 2022 19.44

En ámbitos de la Cámara Penal N°3, inició ayer un debate oral y público en el que se ventila la muerte violenta de una pequeña de a penas cuatro meses de vida, hecho ocurrido en el año 2019 en la ciudad de Tinogasta, departamento homónimo.

Los acusados del horrendo crimen son los padres de la niña, Daniela González y Juan Olivera, quienes deben responder por el delito de homicidio agravado por el vínculo.

Luego de la lectura de la citación a juicio, el presidente del tribunal, Jorge Palacios, le dio la palabra, en primer término, a la imputada, quien dio su version en la sala.

González dijo que, aquel 22 de abril del año 2019, había concurrido al hospital junto a su hermana, porque había sido mordida por un perro y que, cuando regresó a su casa, su pareja, el otro imputado, le dijo que “la bebé se había ahogado con leche”, resaltando la testigo que “cuando la tomé en mis brazos estaba desvanecida y muy fría”.

Junto a su hermana la llevaron al hospital, continuó su relato la mujer, “no reaccionaba”. Después la llevaron a La Rioja y fue una psicóloga quien le dijo “tu hija no se ahogó, la mataron”, recordó.

González contó también que vivía en un ambiente de violencia con el coimputado y que es madre de otro pequeño niño, pero cuyo padre no es Olivera.

Luego, fue el turno de Olivera, quien culpó a la madre de su hija por la muerte, refiriendo: “cuando discutíamos, ella -por González- se desquitaba con la bebé”; sin embargo, a la pregunta de una de las partes, el coimputado respondió que “nunca vio que le pegara”.

En su declaración el hombre recordó que un día encontró a la bebé golpeada en la cabeza y que ella le dijo que su hermanito la había golpeado.

También desmintió que él le haya dado leche a la bebé y que, cuando fueron detenidos, ella le dijo que “no se preocupara, que ella se haría cargo de todo”, agregando que “la violenta de la pareja era ella”.

Luego de escuchar a los coimputados, por la sala desfilaron los testigos. En su mayoría fueron los médicos que asistieron a la pequeña en el hospital de Tinogasta, quienes coincidieron en responder a preguntas de la fiscalía que “la lesión que presentaba en el brazo era de vieja data y, presumiblemente, producto de maltrato infantil”.

Además recordaron que cuando la bebé ingresó al hospital “estaba inconsciente y en estado de coma con un paro cardiorrespiratorio”.

Ante los jueces declararon también las hermanas de los imputados y la madre de Olivera. La mujer recordó que se había enterado por su nuera, una semana antes del fatal desenlace, que la niña se había golpeado el bracito y que le dijo que la llevara al hospital, pero “ella no la llevó”.

Al concluir su declaración, la mujer pidió permiso al tribunal para  saludar a su hijo y se quebró en llanto al abrazarlo. Finalmente, el debate paso a un cuarto intermedio para el jueves con mas testigos.

Los padres de la bebé fallecida declararon