Nuevamente, polémica por el accionar de la empresa textil

Confecat se niega a pagar salarios por los días de suspensión impuestos por el COE

Además, la empresa contabilizará, como adelanto de vacaciones, los 10 días que se paró el área de confección por la cantidad de casos positivos para COVID-19 que ya tenía la planta. Desde el SOIVA, cuestionaron la medida y anticiparon que realizarán las presentaciones pertinentes para que se revea la situación.

Otra vez, Confecat, en el centro de la polémica por su accionar.
Otra vez, Confecat, en el centro de la polémica por su accionar.

20 Noviembre de 2020 01.17

Nuevamente, Confecat vuelve a estar en el centro de la atención debido al polémico accionar que tiene con sus empleados. Tras haber retomado la actividad en el área de confección, que estuvo suspendida por dos semanas por un brote de coronavirus en la planta de la empresa textil, la patronal comunicó a los trabajadores que no pagará 3 días del mes y que los 10 días en los que se suspendió la actividad para cortar con la cadena de contagios se computarán como un adelanto de vacaciones. 
Semanas atrás, LA UNIÓN había publicado en exclusiva la información respecto de los primeros casos positivos de COVID-19 que se dieron en la planta textil que, sin embargo, no había generado ningún cambio en la modalidad de trabajo e incluso se obligaba a que continúen yendo a trabajar todos los trabajadores que eran contactos estrechos de contagios ya confirmados por el COE Salud. 
Días después, el 2 de noviembre, los trabajadores acompañados del Sindicato Obrero de la Industria del Vestido y Afines (SOIVA) protestaron en la puerta de planta ubicada en La Chacarita, debido a que ya habían llegado a 15 la cantidad de personal contagiado. Ante esta situación, finalmente la Dirección de Inspección Laboral y el COE tomaron cartas en el asunto y decidieron suspender de manera preventiva la actividad en la planta por 48 horas. 
Tras confirmarse el incremento de casos y la cantidad de contactos estrechos generados dentro del edificio, se determinó una suspensión por 10 días más, desde el 5 hasta el 15 de noviembre. Dicha medida se aplicó  exclusivamente en el área de confección y no la de calzado, que continuó trabajando tras los primeros dos días de suspensión. 
Antes de cumplirse la primera semana del retorno a la actividad, la conducción de la empresa comunicó a los trabajadores y al SOIVA que no pagará lo correspondiente al día 2 de noviembre, al considerar que la protesta realizada por los empleados antes de ingresar al horario laboral y que generó la suspensión de las actividades por las autoridades provinciales, “se trató de una medida ilegal, sin respetar los procedimientos previstos en las leyes N° 14.786 y 4.121”. 
Pero además, la repudiable decisión de la patronal incluyó a los días 2 y 3 de noviembre que resolvió el COE Salud ante la gravedad y peligrosidad que la situación implicaba para los trabajadores de la empresa y sus familias.  
A todo esto, Confecat concluyó el comunicado explicando que “la suspensión de tareas dispuesta en los días jueves 5 al domingo 15 de noviembre inclusive de este mes serán abonados y considerados como adelanto de vacaciones”. 
Esta última medida de la empresa significa que, a su entender, el hecho de que los trabajadores que permanecieron aislados por haberse contagiado o haber mantenido un contacto estrecho con casos positivos producto del trabajo diario en la planta textil es asimilable a tomarse vacaciones. 
Ante esta situación, el secretario general del SOIVA, Raúl Rivero, cuestionó la determinación de la empresa y anticipó que desde el sindicato realizarán las presentaciones correspondientes ante la DIL para que se revea la sitaución. “Sabíamos que íbamos a tener esta clase de problemas porque la empresa tenía esa postura, pero nosotros estamos trabajando en el tema para buscarle la solución. Se está trabajando para hacer las presentaciones que corresponden y después, el organismo que corresponde tendrá que evaluar y decidir sobre este tema”, indicó. 
Rivero explicó que la medida es injustificada porque “el trabajador no tiene la culpa de nada y quien impone el cierre de la empresa no es el sindicato, no es el trabajador, sino que es el COE. El trabajador no es responsable de nada”.  
En esa línea, el sindicalista se preguntó: “¿Cómo lo van a tomar como adelanto de vacaciones sí estuvieron aislados, contagiados?” y agregó: “Hoy en día se pararon todos los contagios, volvieron a trabajar todos, si esto no hubiera sido así, tendría toda la fábrica contagiada”.