Máximo Kirchner declaró un patrimonio de $400 millones y Cristina uno de $16,5 millones

Los plazos fijos en dólares que heredó de su padre hicieron aumentar su patrimonio un 37%; informó 27 propiedades y acciones en hoteles de Santa Cruz.

20 Septiembre de 2021 15.09

Máximo Kirchner declaró un patrimonio de $400 millones en 2020, una cifra anclada en la herencia de su padre, el ex presidente Néstor Kirchner. Los activos del diputado nacional crecieron un 37% en comparación con el año anterior principalmente por la diferencia de valuación de sus plazos fijos en dólares. Su crecimiento patrimonial, sin embargo, es mínimo si se tiene en cuenta que la inflación acumulada del mismo período fue del 36% anual.

El jefe del bloque kirchnerista en Diputados declaró ante la Oficina Anticorrupción (OA) una herencia de 2.848.072 dólares repartidos en dos plazos fijos en el país, el mismo monto que repite de manera invariable en los últimos años. Esos plazos fijos en dólares representaron, según la cotización oficial al cierre del 2020, una equivalencia de 239.095.683 pesos. Por mantener esos depósitos en moneda extranjera, Máximo Kirchner incrementó su patrimonio en $69 millones durante el año pasado ante la devaluación del peso. Sólo con esos depósitos bancarios, el diputado superó el piso de los $200 millones que impuso el Frente de Todos para aprobar el impuesto extraordinario a la riqueza en el Congreso, que el propio legislador votó y pagó.

El diputado también detalló que percibe “derechos reales”, es decir, dinero heredado por un total de $12.838.079. También informó dos vehículos que valuó en $1.237.500, aunque no detalló la marca ni el modelo de los mismos.

Las propiedades

Al patrimonio de Máximo Kirchner hay que agregarle 27 propiedades, la gran mayoría también como parte de la herencia de su padre y de una donación realizada por su madre tanto para él, como para su hermana, Florencia Kirchner. Cristina Kirchner les entregó a sus hijos todos sus bienes en 2016 para evitar embargos cuando comenzaron a multiplicarse las causas por presunta corrupción en su contra.

Las propiedades declaradas por Máximo Kirchner sumaron $122.521.365 en 2020 -con valuaciones fiscales-, casi todas ubicadas en la provincia de Santa Cruz. El hijo de la actual vicepresidenta informó ser dueño del 100% de una casa en Río Gallegos y de un lote en Calafate, y del 50% -junto con su hermana- de otras 5 casas, 10 departamentos en Río Gallegos, 2 departamentos en Capital Federal, 3 locales y 5 terrenos en Calafate.

El legislador declaró tener participación accionaria en las sociedades familiares. Informó acciones en Hotesur SA -la sociedad dueña del hotel Alto Calafate- por $10.151.867 y otra inversión en Los Sauces SA de $6.667.337 más un crédito para cobrar de esa firma por $1.148.511.

Máximo, junto a su hermana Florencia y su madre están procesados en las dos causas que involucran a estas dos empresas familiares, que ya fueron elevadas a juicio oral pero aún no tienen fecha de inicio. Están acusados junto con su madre de presunta asociación ilícita y lavado de activos. La sospecha judicial es que esas sociedades fueron utilizadas por la familia Kirchner para lavar dinero proveniente de coimas en la obra pública, principalmente, y que habrían sido pagadas, entre otros, por los empresarios Lázaro Báez y Cristóbal López, beneficiados con contratos y licitaciones con el Estado.

Pero más allá de sus inversiones en esas compañías, Máximo Kirchner detalló deudas con Hotesur SA por $5.259.051 y con Hotelera Patagonia SAS por $1.827.000, esta última, una firma que explotaba el hotel Las Dunas (Santa Cruz), propiedad del “Condominio Máximo Carlos Kirchner y Florencia Kirchner”. También mantenía a fines de 2020 una deuda con la Administración Federal de Ingresos Públicos por $1.850.694.

Por último, el hijo de Cristina Kirchner aseguró que sus “gastos personales” durante 2020 fueron de $1.299.007, es decir, unos $108.300 por mes.

Los datos de Cristina

La vicepresidenta Cristina Kirchner informó un patrimonio de $16.463.095, según se desprende de la declaración jurada 2020 que presentó ante la Oficina Anticorrupción. El monto representa un 69% más que al cierre de 2019 en términos nominales, cuando había informado $9.761.186. Descontada la inflación del 36% que hubo en año pasado, el aumento real fue del 24,2%. Este crecimiento patrimonial de la ex mandataria equivale al 18,4% real en dólares al cambio oficial.

El principal componente de lo declarado son los los “derechos reales en el país” que dijo tener por la herencia que recibió de Néstor Kirchner, por $12.131.852. Por “derecho real” se entiende “el derecho de usar una propiedad que se transfiere a un tercero distinto al propietario”. El ex mandatario murió en 2010, y su patrimonio se dividió un 50% para su viuda, y la otra mitad entre sus dos hijos, Máximo y Florencia Kirchner.

En la declaración jurada que presentó el sábado 18 de septiembre - el plazo vencía el día anterior- la también ex presidenta no especificó a qué correspondían “esos derechos reales”. El formulario fue cargado en el sitio web público de la OA este mediodía.

Cristina Kirchner no tiene propiedades, ni figura como dueña del departamento donde vive en Recoleta, cuando está en la Capital, ni de su vivienda en El Calafate. Tampoco están a su nombre las acciones de las empresarias familiares -ni Hotesur, la dueña del Hotel Alto Calafate, ni la inmobiliaria Los Sauces-, ya que donó todos sus bienes a sus hijos en 2016, acorralada por las causas judiciales en su contra en las que quedó implicada por presunta corrupción. Según la declaración jurada patrimonial que la ex mandataria había presentado en 2017, le cedió el año anterior un total de $74 millones a Máximo y Florencia, en un movimiento financiero que la dejó en ese momento con un patrimonio declarado de $ 3,5 millones.

En esa donación para eludir embargos judiciales, Cristina Kirchner incluyó 26 propiedades, acciones en distintas sociedades y millonarios plazos fijos que pasaron a nombre de Máximo y Florencia. Los movimientos se concretaron el 16 de mayo de 2016, tres días después de su primer procesamiento en la causa por el dólar futuro por el fallecido juez Claudio Bonadío, en la que sería sobreseída en abril pasado, y un mes y medio antes de que todos sus bienes quedaran inhibidos por la Justicia. Por las investigaciones judiciales que enfrenta, la vicepresidenta tiene actualmente embargos por más de $12.000 millones.

Las empresas familiares de los Kirchner están intervenidas por la Justicia, ya que sus manejos derivaron en el procesamiento de la ex mandataria, de Máximo y su hermana Florencia Kirchner, por presunto lavado de dinero. Ambas causas aguardan fecha de inicio del juicio oral.

En dinero en dos cajas de ahorro y en efectivo, Cristina Kirchner informó tener al cierre del 2020 $3.679.029, todo en pesos.

Además, en sueldos no percibidos consignó un crédito por $ 210.879. No informó más créditos a su favor con la AFIP, ni deudas.

Sus bienes del hogar los declaró en $441.335. La vicepresidenta no informó tampoco auto a su nombre. Por su cargo, se traslada en vehículo oficial.

Sus ingresos

Declaró ingresos en 2020 por $12.884.525 y gastos anuales por $6.262.279. Desde la muerte de Néstor Kirchner, la actual vicepresidenta venía cobrando la pensión vitalicia como viuda de un ex mandatario, y luego, tras dejar la Casa Rosada en diciembre de 2015, sumó su pensión vitalicia como ex jefa de Estado durante ocho años. 

Finalmente esa decisión fue dejada sin efecto por la ANSES a principios de este año, bajo la gestión de Alberto Fernández. A principios de marzo, Cristina Kirchner renunció a percibir su sueldo como vicepresidenta a partir del próximo 1 de abril, y continuar con sus dos asignaciones vitalicias.