• Dólar
  • BNA $145.00 ~ $153.00
  • BLUE $284.00 ~ $288.00
  • TURISTA $239.25 ~ $252.45

26 C ° ST 25.42 °

Unión Radio 91.3 en vivo

Carlos III podría dividir al Reino Unido

El flamante rey británico enfrenta reclamos de los países que buscan su independencia, luego del fallecimiento de Isabel II. Cuáles son los cambios que se proponen y qué podría generar esto.

13 Septiembre de 2022 09.28

El Reino Unido está compuesto por la isla de Gran Bretaña, formada por Inglaterra, Escocia y Gales, y la isla de Irlanda, donde Irlanda del Norte está separada de la República de Irlanda, independiente del resto y, a su vez, miembro de la Unión Europea.

La reina Isabel II era considerada el pegamento invisible de Gran Bretaña. Su muerte en el Castillo de Balmoral, enclavado en las Tierras Altas de Escocia, y las conmemoraciones posteriores en ese país no diluyeron el reclamo de independencia formulado por la primera ministra escocesa, Nicola Sturgeon, que prometió realizar un referéndum en octubre de 2023.

Desde Londres recibió de la primera ministra británica, Liz Truss, la misma respuesta que le había dado su antecesor, Boris Johnson: no. Eso significa que la consulta popular no sería vinculante.

Las diferencias internas en el Reino Unido

Escocia tiene sistemas educativos y legales diferentes de los de Inglaterra y, desde 1999, también dispone de su propio Parlamento. La relación entre los gobiernos conservadores de Londres y los proindependentistas de Edimburgo siempre ha sido tensa.

En el referéndum por el Brexit en 2016, Escocia votó en contra de la separación de la Unión Europea. En 2014, los escoceses habían rechazado la independencia del Reino Unido en un referéndum por un 55% contra un 45%. El Partido Nacional Escocés, desencantado con el Brexit, quiere convocar un nuevo plebiscito. La Corte Suprema del Reino Unido, a pedido de la primera ministra Sturgeon, comenzará a analizar el caso en octubre.

El vínculo de la monarquía y los escoceses

Los lazos de Isabel II con Escocia se remontaban a su infancia. Su madre, Isabel Bowes-Lyon, provenía de la realeza escocesa. Ella misma creció en la residencia de sus abuelos, el Castillo Glamis, en el centro de Escocia.

El pulso antimonárquico se redujo en estos días a una minoría que protestó en Edimburgo. Una mujer fue arrestada por mostrar un letrero en el que pedía la extinción de la monarquía. Carlos III debe ser neutral en cuestiones políticas, pero se apresuró a subrayar que será un monarca para todo el Reino Unido y, de hecho, estuvo ayer en Escocia. Tanto ese país como Gales e Irlanda del Norte tienen historias distintas y vínculos complejos con Inglaterra, polo político dominante del Reino Unido.

Las distintas posturas de los países y el rol de Carlos III

Algunos nacionalistas galeses se opusieron al título de príncipe de Gales que recibió el príncipe Guillermo, hijo mayor de Carlos y la difunta Lady Di, princesa de Gales. Ese título se otorga al primero en la línea de sucesión al trono británico desde la conquista inglesa de Gales en el siglo XIV.

En Irlanda del Norte, el estatus de la monarquía siempre ha sido frágil. En ese país conviven los unionistas, que se consideran británicos, y los nacionalistas, que se hacen llamar irlandeses a secas. Esa separación alimentó durante décadas el violento conflicto norirlandés, conocido en inglés como The Troubles. La tirantez perdura.

Fuera del Reino Unido, Carlos III es el jefe de Estado de las 14 naciones independientes que conforman la Mancomunidad de Naciones (Commonwealth). En 2021, Barbados se apartó del Reino Unido y tomó juramento a su primera presidenta, Dame Sandra Mason, de 72 años. 

La muerte de Isabel II reavivó el debate sobre la monarquía en Antigua y Barbuda y en Jamaica, dispuestos a convocar a referéndums sobre el sistema de gobierno. También se planteó en Australia, cuyo primer ministro, Anthony Albanese, elegido en mayo, prefiere dejar el debate para más adelante. (Fuente Perfil)