El dramático relato de la madre de la joven chilena que murió por una bala de un policía en Los Ángeles

Soledad Peralta dio escalofriantes detalles del momento en que su hija murió en sus brazos por el disparo de un policía en un local en un probador el día previo a la Navidad; “Ella lo único que quería era ser ciudadana americana”, dijo el padre.

29 Diciembre de 2021 12.14

La madre de Valentina Orellana-Peralta, la adolescente chilena de 14 años que murió por la bala perdida de un policía de Los Ángeles, brindó conmovedores detalles del momento en que el disparo atravesó la pared del probador donde estaban las dos e impactó en su hija, quien murió en sus brazos.

“Estábamos juntas en un probador con ropa para la Navidad. Escuchamos gritos, nos sentamos abrazadas rezando, cuando algo impactó a mi hija Valentina y nos lanzó al piso”, dijo ayer Soledad Peralta, en una rueda de prensa en la que leyó un breve comunicado, mientras lloraba.

“Murió en mis brazos. No pude hacer nada, no pude hacer nada”, exclamó la madre visiblemente emocionada. “Ver una hija morir en tus brazos es uno de los dolores más grandes y profundos que uno puede imaginar. (...) Ella significó el mundo para mí”, dijo.

Valentina Orellana-Peralta murió el jueves pasado en una tienda Burlington en North Hollywood, cerca de Los Ángeles, adonde había ido junto a su madre para comprar ropa para Navidad, y no para su fiesta de 15, como se había difundido inicialmente. La familia de la adolescente se plantó ayer frente a la sede del Departamento de Policía de Los Ángeles, junto a una gran foto de Valentina rodeada de flores, para pedir justicia y recordar a su hija. Hablando en español y conteniendo las lágrimas mientras las sirenas sonaban de fondo, dijeron que habían dejado Chile para alejarse de la violencia y la injusticia y buscar una vida mejor en Estados Unidos.

Allí dijeron que a la niña le encantaba andar en monopatín y soñaba con convertirse en ingeniera para construir robots. Además, que se sacaba buenas notas en la escuela, a pesar de que el inglés era su segunda lengua y de que solo llevaba unos seis meses en Estados Unidos.

Soledad Peralta, madre de Valentina Orellana-Peralta, llora en una conferencia de prensa frente a la sede del Departamento de Policía de Los Ángeles en Los Ángeles, el martes 28 de diciembre de 2021.Soledad Peralta, madre de Valentina Orellana-Peralta, llora en una conferencia de prensa frente a la sede del Departamento de Policía de Los Ángeles en Los Ángeles, el martes 28 de diciembre de 2021.Ringo H.W. Chiu - FR170512 AP

El padre, Juan Pablo Orellana Larenas, ya había comprado los pasajes de avión para viajar a Estados Unidos cuando se enteró de la muerte de su hija. Tenían planeado ir a un juego de la NBA -Valentina era admiradora de LeBron James- y ver un show de su grupo favorito.

“Ella lo único que quería era ser ciudadana americana”, expresó Orellana Larenas que dijo que habían vendido todo en Chile para reiniciar una vida en Estados Unidos. “La muerte es lo que vino a encontrar mi hija acá”.

Orellana Larenas sostenía un monopatín nuevo, todavía en su envoltorio de plástico, que su hija había pedido por Internet para Navidad pero que fue entregado después de que murió. La familia planea dejarlo en la tumba de la adolescente, “para que pueda patinar con los ángeles”, dijo su padre. “Lo único que quiero es justicia para mi hija”, dijo Orellana Larenas. “No descansaré hasta el último día hasta que estén todos estos criminales en la cárcel, todos. Uno por uno van a caer, eso se lo prometí a mi hija”.

El padre de Valentina calificó de “negligente” la acción del policía que disparó. “Nos destruyeron como familia”, lanzó.