Guatemala

Ex militares entran por la fuerza al Congreso de Guatemala

Reclaman una indemnización por los servicios prestados.

20 Octubre de 2021 03.08

Una gran cantidad de ex militares han irrumpido ayer en el Congreso de Guatemala en medio de las manifestaciones que llevan a cabo para exigir una indemnización económica por los servicios prestados.

Los manifestantes se han congregado a las puertas del Congreso, en la capital de Guatemala, desde la mañana, si bien pasadas las horas la protesta ha derivado en disturbios en las inmediaciones.

Los veteranos militares participantes en las protestas han lanzado piedras hacia el edificio, a lo que grupos antidisturbios han respondido con gas lacrimógeno, mientras el tráfico ha resultado afectado por la situación en el centro histórico de la ciudad.

En medio de los disturbios, algunos de los manifestantes han logrado acceder finalmente al Congreso rompiendo las puertas de acceso.

Los militares, que piden la aprobación de una iniciativa de Ley que les otorgue una compensación económica por su participación en el conflicto armado interno (1960-1996), ingresaron a través del parqueo de las instalaciones del Organismo Legislativo, ubicado en el centro de la Ciudad de Guatemala, y entraron a algunas oficinas del lugar.

También colocaron cadenas con candados en varias puertas para evitar que algunos diputados y trabajadores pudieran salir del recinto.

Tras protestar durante más de dos horas frente al Congreso, los militares derribaron las puertas del parqueo e ingresaron. Al menos tres vehículos fueron incendiados.

El diputado de la bancada Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), Carlos Barreda, denunció en su cuenta de Twitter que trabajadores del Congreso fueron agredidos por los militares. “Hay compañeros y compañeras atrapados en el Congreso. Urge la presencia de la Procuraduría de los Derechos Humanos y de la fuerzas de seguridad”.

Por aparte, el congresista del bloque Semilla, Luis Fernando Pineda, publicó en sus redes sociales que los militares incendiaron oficinas de otros diputados. “Estamos encerrados en las instalaciones del Congreso. Ya derribaron el portón, destruyeron vehículos y quemaron oficinas en el área de parqueos”.

Por más de una semana los militares han realizado bloqueos en las principales carretera del país centroamericano. Más de 300 mil veteranos buscan que se les indemnice con 120 mil quetzales (unos 16 mil dólares) por haber prestado servicios durante la guerra civil (1960-1996).

Los trabajadores del Congreso huyeron del palacio legislativo por el techo para evitar ser agredidos por los militares, quienes al parecer portaban machetes. Los grupos antimotines se hicieron presentes y desalojaron a los militares retirados.

El procurador de los Derechos Humanos, Jordán Rodas, pidió al ministerio de Gobernación que capture a los responsables de los incendios y agresiones contra el personal del Congreso.

Por su parte, el Ministerio de Gobernación de Guatemala informó a través de su cuenta de Twitter que, en coordinación con la policía, “se logró la evacuación completa del personal que permanecía en el interior del Congreso de la República de Guatemala”.

Y agregó: “El Ministerio de Gobernación respeta el derecho de manifestación, por tal razón se hace un llamado a los manifestantes a realizarlo de acuerdo a lo establecido en Ley”.

Luego, anunció que “bajo la coordinación y trabajo articulado de las fuerzas de seguridad se reportan capturas de algunos señalados como responsables de alterar el orden en el Centro Histórico”.

En Guatemala existe una ley de resarcimiento para víctimas de la guerra civil, viudas y huérfanos, pero la legislación no incluye a los miembros de las fuerzas armadas.