Horror: un padre habría apuñalado y arrojado por una ventana a sus dos hijos

Sucedió en un pueblo ubicado al noroeste de Estocolmo, Suecia. El menor de los niños falleció en el hospital, mientras que el mayor continúa gravemente herido.

15 Noviembre de 2021 20.38

Se investiga un misterioso hecho en Suecia donde murió un niño y otro resultó gravemente herido.

Dos hermanos menores de diez años fueron arrojados desde la ventana de un departamento a más de 15 metros de altura. El menor de los niños falleció en el hospital, mientras que el mayor continúa gravemente herido.

Los dos sospechosos del crimen son el padre de los niños junto con una mujer que vivía en la casa donde ocurrió el trágico episodio. Ambos fueron detenidos el domingo a la noche por la policía de Hasselby, un pueblo ubicado al noroeste de Estocolmo, la capital de Suecia.

Según afirmaron algunos testigos, el hombre habría resultado herido durante el operativo policial que se realizó para detener a los dos implicados.

Si bien se continúa investigando la escena del crimen, la portavoz de la policía de Suecia, Helena Boström, expresó: “Sospechamos que han caído desde una gran altura, desde el balcón de un departamento”.

Los dos hermanos que fueron arrojados desde el balcón del departamento de su padre fueron trasladados rápidamente, en una ambulancia helicóptero, al hospital más cercano de Hasselby.

Mientras uno de los niños -el más joven de los dos- no sobrevivió al trágico episodio, el otro de los hermanos continúa en grave estado dentro del hospital.

Un transeúnte había encontrado a los niños heridos, en medio de testimonios de varios vecinos que explicaron que había 'escenas terribles' en la parte inferior del edificio.

El medio local Aftonbladet dialogó con algunos vecinos del barrio residencial de Hässelby, quienes se mostraron consternados y explicaron cómo vivieron la trágica situación vivida en el pueblo.

“Estoy muy afectado, he vivido aquí durante 16 años. Es donde crecieron nuestros hijos. Es algo trágico”, contó Annica Nässén en una de sus declaraciones.

Otro de los vecinos relató lo que pudo vivir del hecho: “A las cinco de la tarde escuchamos al hombre gritar y llorar. Lo ignoramos, después se movieron los muebles”.