La OMS advirtió que más del 50% de los europeos podría contraer Ómicron en los próximos dos meses

Según el organismo, esta transmisión “sin precedentes” del virus significa en un alza en la cantidad de hospitalizaciones, pero no de muertes.

11 Enero de 2022 09.03

La Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió este martes que, de mantenerse el ritmo de contagio actual, más del 50% de la población de Europa podría contraer la variante Ómicron del coronavirus en los próximos dos meses.

"A este ritmo, el Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud (IHME) de la Universidad de Washington prevé que más del 50% de la población de la región se habrá contagiado con la variante Ómicron en las seis u ocho semanas venideras", dijo el director de la región Europa de la OMS, Hans Kluge, en una rueda de prensa.

El responsable subrayó que esta variante presenta varias mutaciones "capaces de fijarse más fácilmente a las células humanas" y afectar a personas que ya han sufrido el covid-19 y están vacunadas.

La región Europa de la OMS está compuesta por 53 países y llega hasta Asia central. En esta zona se registraron 7 millones de nuevos casos de COVID-19 en la primera semana de 2022.

Según los datos de la OMS, desde el 10 de enero, 26 países de la región informaron de que más del 1% de su población resultaba contagiada cada semana.

Para Kluge, esta transmisión del virus "sin precedentes" se traduce en un aumento de los ingresos en el hospital, pero no en un incremento de la mortalidad.

La nueva ola de contagios "es un desafío para los sistemas sanitarios y la prestación de cuidados en varios países donde Ómicron se propaga a gran velocidad y amenaza con desbordar la situación en otros", lamentó el responsable.

A dos años del primer fallecido por COVID-19

La advertencia se produce justo dos años después de que un hombre de 61 años de la ciudad china de Wuhan se convirtiera en la primera persona fallecida por esta enfermedad, nombrada posteriormente bautizada covid-19.

Desde ese 11 de enero de 2020, el balance ha crecido hasta casi 5,5 millones de personas en todo el mundo según los datos oficiales, notablemente inferiores a la realidad. 

Pocos meses después de su aparición en Wuhan, China controló la pandemia con una mezcla de confinamientos, cierre de fronteras y testeos masivos, pero brotes recientes ponen a prueba esta estrategia a semanas de los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing.

Las autoridades de la ciudad de Anyang, en la provincia central de Henan, ordenaron el lunes por la noche a sus cinco millones de habitantes permanecer en casa y no circular en vehículos particulares, indicó la agencia oficial Xinhua.

Se suman así al millón de personas confinadas desde la semana pasada en Yuzhou, en la misma provincia, y a los 13 millones de habitantes de la ciudad histórica de Xi'an, que entró en su tercera semana de encierro.

China registró el martes de 110 nuevos casos locales de coronavirus, una cifra ridícula comparada con las registradas a diario en Estados Unidos o Europa. Pero la estrategia en China es de prudencia máxima, especialmente antes de Pekín-2022.

Por su parte, Japón prolongó hasta finales de febrero las duras restricciones fronterizas que impiden casi todas las llegadas del extranjero y anunció la reapertura de centros masivos de vacunación ante un repunte de casos vinculado a ómicron.