Covid-19

Ómicron se expande por Europa y Sudáfrica acusa el castigo

Reino Unido, Países Bajos, Alemania, Bélgica y República Checa detectaron casos de la variante. La alarma se encendió en medio de un rebrote de la infección y del endurecimiento de medidas para intentar contenerla.

28 Noviembre de 2021 07.12

arios países europeos anunciaron este sábado la detección de casos de la variante Omicrom en sus territorios, en medio de la alarma mundial que genera la capacidad de propagación del virus que provocó la suspensión del tráfico aéreo con el sur de África, región que se siente “castigada” por haber descubierto la mutación.

El Reino Unido detectó dos casos positivos infectados con esta cepa del coronavirus en personas “relacionadas con viajes a Sudáfrica”, informó el Departamento de Salud británico; se sumó así a Hong Kong, a Israel y a Bélgica, países que ya confirmaron la aparición de esta variante clasificada como “preocupante” por la Organización Mundial de al Salud (OMS) ante su “alto número de mutaciones” y ante su capacidad de propagación.

Por su parte, Países Bajos está abocado por estas horas al análisis de 61 posibles casos en pasajeros de dos vuelos procedentes de Sudáfrica que dieron positivo en los test de Covid-19 a su llegada a Ámsterdam.

La variante Ómicron “llegó con una alta probabilidad a Alemania”, alertó un ministro regional, tras haber sido detectadas mutaciones características en un pasajero también procedente de Sudáfrica.

En una situación similar se encuentra República Checa.

El sur de Africa, aislado

La aparición de esta variante llevó a que gran parte del mundo, incluyendo la Unión Europa (UE), Estados Unidos, Canadá y Brasil, suspenderán el tráfico aéreo con países del sur de Africa, medida a la que se sumaron este fin de semana varias naciones asiáticas y del Golfo como Arabia Saudita, Omán, Tailandia, Filipinas y Sri Lanka.

El Gobierno sudafricano deploró estas medidas. “Estas prohibiciones castigan a Sudáfrica por su capacidad avanzada en secuenciación de genomas y en detectar más rápidamente las nuevas variantes. La excelencia científica debería ser aplaudida y no castigada”, lamentó el Ministerio de Relaciones Exteriores sudafricano en un comunicado.

La OMS también desaconsejó cerrar las fronteras ante la aparición de esta variante que genera “un mayor riesgo de reinfección en comparación con otras”, de acuerdo con el grupo de expertos de la agencia sanitaria encargado de monitorear la evolución del virus.

En Europa, la detección de los primeros casos de Ómicron ocurre en medio de un rebrote de casos de Covid-19 y del endurecimiento de medidas para intentar contenerlo.

La nueva ola de fallecimientos y hospitalizaciones en el continente está impulsada principalmente por los no vacunados, sobre todo jóvenes que son reticentes a darse la inyección por sentirse más inmunes por la edad, individualismo y desconfianza a las autoridades, de acuerdo con diversos sondeos de opinión.

En la UE, casi el 82 por ciento de la población mayor de 18 años está totalmente inmunizada, aunque con grandes diferencias entre países: en Bulgaria sólo un 29,5 por ciento, mientras que en Irlanda cerca del 93 por ciento, de acuerdo con estadísticas del Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades.

En el segmento entre 18 y 24 años, el promedio de todo el bloque baja al 68 por ciento con pauta completa de inmunización y un 26,6 por ciento que no recibió ni siquiera una dosis, pese a que se trata de una región que desde el principio de la pandemia acapara muchos más fármacos de los que necesita.

Muchos de estos jóvenes, pero no solamente ellos, son los que protagonizaron en la última semana una serie de protestas contra las restricciones en Países Bajos, en Bélgica, en Austria, en Croacia, en Italia y en Ucrania, algunas de ellas con episodios de violencia.

Las agrupaciones de extrema derecha, antivacunas, conspiranoicos, negacionistas y libertarios siguen alimentando estas marchas; a ellos se sumaron grupos heterogéneos afectados de distintas formas por la reimposición de prohibiciones que habían sido levantadas meses atrás ante la mejora de la situación epidemiológica.