• Dólar
  • BNA $133.00 ~ $141.00
  • BLUE $290.00 ~ $295.00
  • TURISTA $219.45 ~ $232.65

21 C ° ST 20.61 °

Unión Radio 91.3 en vivo

Ucrania : tristeza por la muerte de una nena Down bajo los misiles rusos

Los cohetes lanzados desde un submarino mataron a 23 ciudadanos de Vinnytsia, muy lejos del frente. Entre las víctimas habían tres niños, uno de ellos Liza.

vinnytsia
vinnytsia .

16 Julio de 2022 20.15

Más de 23 civiles murieron en el bombardeo ruso contra la ciudad ucraniana de Vinnytsia, ubicada al suroeste de Kiev, muy lejos del frente de guerra en el extremo este del país. Tres de los muertos eran niños. De los tres, la única identificada hasta el momento es Liza, de 4 años. La imagen del cochecito de bebé de Liza, abandonado en una calle y ensangrentado, circula por internet tras el brutal bombardeo con misiles rusos del jueves. El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, lo calificó de “acto terrorista” contra la población civil ucraniana, dado que en la zona no había nada identificable como un blanco militar.

Poco antes del ataque, la madre de Liza publicó un video de una caminata con su pequeña hija en las redes sociales. La nena empujaba el carrito y su madre le preguntó: “Conejito, ¿adónde vamos ahora?”. Los medios locales informaron que en ese momento la madre acompañaba a su hija a terapia de lenguaje. La madre de Liza, Iryna Dmitrieva, era muy activa en las redes y compartía fotos y videos en Instagram sobre, entre otros temas, la experiencia de criar a una niña con síndrome de Down, como era Liza.

En un primer momento se informó que Iryna también había muerto en el ataque, pero resultó gravemente herida. Aunque Iryna es de Vinnytsia, vivió y trabajó en Kiev antes de la guerra. Según conocidos, la mujer decidió volver donde viven sus familiares después de los bombardeos de la capital ucraniana.

La muerte de Liza llegó al Twitter de la primera dama, Olena Zelenska, con quien había protagonizado un video navideño en 2021. “La pequeña luchadora logró pintar en media hora no solo a ella misma, su vestido festivo, sino también a todos los demás niños, a mí, a los camarógrafos y al director”, recordó Olena Zelenska sobre aquella filmación. “Mírenla viva, por favor. Lloro con sus seres queridos”, añadió la primera dama.

El carrito de Liza fue lo primero que llamó la atención de la enviada de la BBC a Vinnytsia, Sarah Rainsford. “Hay un cochecito de niño tumbado de lado en la plaza, con el asiento de lona rosa manchado de sangre. Las ruinas del alto edificio (de departamentos y oficinas) están más adelante, con todas sus ventanas reventadas”, informó Rainsford. La corresponsal indicó que la población de esta ciudad debió sentirse segura al estar tan lejos de la línea del frente. Por eso mismo la mamá de Liza decidió mudarse desde Kiev, cuando la capital era bombardeada a diario por los rusos.

Pero los tres misiles rusos pesado Kalibr, lanzados desde un submarino y que alcanzaron un edificio de oficinas y de departamentos desmintieron esta percepción para siempre.

No existe un lugar seguro en Ucrania. Los ataques con misiles rusos —que según Moscú están siempre dirigidos a objetivos militares— pueden alcanzar cualquier lugar en cualquier momento, con resultados terribles”, concluyó la enviada de BBC Rainsford. Según informó el servicio ucraniano de la BBC, desde el comienzo de la guerra en Ucrania han muerto 352 niños.

El bombardeo de Vinnytsia se produjo cuando los ministros de Asuntos Exteriores y Justicia de la Unión Europea iban a reunirse en La Haya para debatir sobre los crímenes de guerra rusos en Ucrania. Tal vez haya un "timming" calculado en el tremendo ataque a Vinnytsia. En un comunicado, la UE calificó el ataque de “atrocidad” y dijo que los civiles seguían pagando un alto precio en la guerra, “debido al desprecio fundamental de Rusia por el derecho internacional humanitario”. La Unión Europea, además de Ucrania, reúne material de prueba para fundamentar una acusación ante la Corte Penal Internacional contra Rusia por sus reiterados crímenes de guerra. Las pruebas no faltan: peritos enviados por la UE y la ONU recabaron masivas evidencias de los crímenes rusos en la primera fase de la guerra, cuando las tropas de Moscú masacraron cientos de civiles en las zonas ocupadas al norte de Kiev.