Las supuestas víctimas realizaron la denuncia en la Judicial N° 10 de Valle Viejo

Ahora, será la Justicia quien investigará a los policías acusados de discriminación

El miércoles, el dueño de la vivienda donde fue la fiesta “clandestina” y dos de los jóvenes concurrentes denunciaron a cinco policías en la Judicial N° 10 por “burlas” por su condición sexual. El fiscal Gober será quien investigará la causa.

18 Septiembre de 2020 00.13

La causa por la que la Policía como institución fue nuevamente puesta por la opinión pública en el tapete, por el accionar discriminatorio y de severidad de, al menos, cinco de sus integrantes, en un procedimiento concretado la madrugada del domingo, en Santa Rosa, en una fiesta “clandestina”, sumó ayer otro capítulo. 
A la investigación administrativa, iniciada el martes por la Jefatura de la Policía y que, en principio, dispuso el día miércoles el pase a situación de disponibilidad de tres de los uniformados involucrados, hecho publicado en exclusiva ayer por LA UNIÓN, ahora se le sumó un capítulo judicial. 
De acuerdo a la información a la que accedió este diario, en la tarde del miércoles, Marcos Emanuel Mansilla (27), Gustavo Hernán Ibañez (26) y Matías Exequiel Roco, también de 26 años,  se hicieron presentes ante los sumariantes de la Unidad Judicial N° 10 de Valle Viejo y denunciaron a cinco efectivos policiales, entre ellos, una mujer policía, quienes, según coinciden en su relato los denunciantes, la madrugada del domingo 13 de septiembre, aproximadamente a las 3.30, llegaron al domicilio del primero de los denunciantes, donde se encontraba reunido con un grupo de amigos, entre ellos, los otros dos denunciantes -pese a la violación de reuniones y/o fiestas según el decreto provincial dictado en el marco de la prevención de la pandemia del Covid-19- “sin autorización” y, previo a llamar a la puerta, comenzaron a grabarlos con el celular de uno de los uniformados.  
Luego, siempre de acuerdo al relato de los denunciantes, los efectivos policiales comenzaron a burlarse por la condición sexual de ellos para, luego, refiriendo los tres denunciantes, propinarles cachetadas en el rostro a ellos y a sus otros amigos con los que estaban reunidos. 
Hasta el miércoles, la denuncia de los jóvenes había sido solo mediática y, si bien las autoridades de la Cartera de Seguridad de la provincia se habían abocado a la investigación del caso, de manera administrativa, ahora la Justicia será también quien investigará el accionar de los efectivos. 
Por la fecha en la que ocurrió el hecho en cuestión, la investigación recayó sobre la Fiscalía de Instrucción N° 7, a cargo del Dr. Alejandro Gober.  

Habló el abogado y pidió “respeto de los géneros”

Por otro lado, ayer a la mañana, el abogado defensor de los jóvenes denunciantes, Dr. Diego Figueroa, manifestó en diálogo con la prensa, que estas denuncias penales y civiles tienen el fin de contribuir al respeto de los géneros.  
“Se realizaron tres denuncias penales en contra de efectivos de la Policía de Catamarca, en virtud de los hechos acaecidos que terminaron de mala manera, en una situacion 'jocosa', que llevó adelante la Policía en un procedimiento, supuestamente, por la violación del ASPO, en virtud que unos chicos se habían reunido en la casa de los denunciantes y que, de manera intempestiva, irrumpieron en la vivienda, destruyendo la puerta de la habitación del joven propietario”. 
Al referirse al video que se viralizó en los últimos días, el letrado indicó que fue filmado por un efectivo policial, sin el consentimiento de los jóvenes. “Se puede apreciar que tienen actitudes homofóbicas, de bullying, les pegan golpes en la cabeza para que levanten las manos. Los vulneraron y denigraron en su identidad física y moral”, describió. Asimismo, al finalizar la nota, resaltó que no se trata de buscar venganza para con los policías, sino que, como servidores públicos, contribuyan al “respeto de los géneros”.