Justicia por mano propia

Atacaron a un joven que les habría robado una Play y lo “secuestraron” en un automóvil

La madre de la supuesta víctima anoche denunció el ataque. El joven se encuentra bien y habría sido atacado por un grupo de al menos ocho personas, porque, supuestamente, le habría robado la PlayStation a uno de ellos.

21 Abril de 2022 03.30

Un confuso episodio que involucró a varios jóvenes, a quienes se los podía observar en las imágenes de una cámara de seguridad particular agrediendo físicamente a otro muchacho, a quien por la fuerza subieron a un automóvil que se marchó del lugar, tuvo en vilo a la policía y a la Justicia, quienes, alertados por el llamado de un vecino el martes pasadas las 22.30, se constituyeron en Bernabé Correa y Juan Quiroga, en la zona alta de la Capital. Si bien, en un principio el hecho parecía de una extrema gravedad, por las características de este, con el correr de las horas se logró establecer que, al parecer, todo se trató de un caso mal llamado “justicia por mano propia”. Los investigadores secuestraron un automóvil en el barrio Teresa de Calcuta en el que aparentemente habría sido trasladada por la fuerza la víctima. Al cierre de esta nota se conoció que un joven, de quien se reserva la identidad, se presentó voluntariamente en la Comisaría Cuarta y se puso a disposición de la Justicia, manifestando que había participado de la gresca de la noche anterior en la calle Bernabé Correa y Juan Quiroga.

 

Testigo

A la hora antes referida, al llegar la policía de la Comisaria Cuarta se entrevistó con un vecino, quien solo será identificado su apellido con la letra T., quien les manifestó que, momentos antes, su hijo salió a la vereda de la casa y observó a un grupo de aproximadamente ocho jóvenes, de entre 17 y 22 años, agrediendo físicamente a otro muchacho, a quien luego subieron por la fuerza a un automóvil y se fueron del lugar. El adolescente indicó también que los violentos se trasladaban en dos autos y un utilitario, desconociendo quienes eran y quien era la supuesta víctima.

Ante el relato la policía, informó a la fiscalía en turno, iniciándose una investigación de oficio. Mientras se recababan testimonios a los demás vecinos, el personal de la división investigaciones logró ubicar las imágenes de la cámara de seguridad de un domicilio lindante a donde ocurrió el ataque, observándose en estas los momentos previos, durante y posteriores al ataque.

Las imágenes encendieron la luz de alerta de los investigadores, quienes se abocaron a la búsqueda de los rodados. Mientras tanto, desde la fiscalía a cargo del Dr. Horacio Brizuela se solicitó a las distintas comisarías y unidades judiciales que informaran sobre el reporte en las últimas horas por la desaparición de alguna persona, lo que arrojó hasta la tarde de ayer resultado negativo.

 

Investigación

Con el correr de las horas los investigadores lograron ubicar a uno de los vehículos que habría participado en el confuso episodio en un domicilio del barrio Teresa de Calcuta, el cual fue secuestrado y peritado por orden judicial.

Mientras dicha medida judicial se materializaba, un joven, de quien se reservan los datos personales, se presentó de manera espontánea en la guardia de la Comisaría Cuarta y manifestó al personal de guardia haber participado de la gresca del martes a la noche detrás de la plazoleta ubicada a metros del supermercado Beracada de Avenida Ilia. Informado de dicha presentación, el fiscal ordenó una serie de medidas en relación al joven, aun cuando no quedó privado de la libertad.

En horas de la tarde noche, los investigadores tomaron conocimiento de que una mujer se presentó en la unidad judicial y denunció que desconocidos habrían golpeado a su hijo el martes a la noche, a quien lo habían tendido cautivo, para luego dejarlo ir sin provocarle lesiones que pusieran en riesgo su vida.

Al establecerse que se trataba del joven que aparecía en el video subido por la fuerza al automóvil, los investigadores centraron la pesquisa en el móvil del hecho.

Así, fuentes de la causa consultada por LA UNIÓN, indicaron que, al parecer, el hecho se trató de un caso de “justicia por mano propia”. La víctima, aparentemente le habría robado una PlayStation a un joven, quien decidió, junto a sus amigos, buscar al supuesto autor del robo y, tras agredirlo, lo “querían obligar a que devolviera la Play sustraída”, razón por la que lo habrían buscado para luego agredirlo y privarlo de la libertad en el automóvil.

Si bien, el móvil habría sido el supuesto robo, hasta anoche los investigadores desconocían oficialmente si sobre dicha sustracción de la Play existía una denuncia formal.

 

Le robaron al testigo

 

Al cierre de la nota, se conoció de fuentes policiales que, pasadas las 20 horas, el adolescente que presenció el ataque del martes a la noche fue víctima de un hecho de inseguridad.

De acuerdo con la información oficial, el jovencito, de quien se reservan los datos personales, regresaba a su domicilio anoche por calle Bernabé Correa, cuando fue sorprendido por una motocicleta de alta cilindrada, cuyo conductor; de contextura física robusta; según recordó ante la policía; le arrebato su teléfono celular y se dio a la fuga con rumbo desconocido:

Tras el ilícito, el joven llegó a su casa y le contó lo sucedido a sus padres, quienes llamaron a la policía.