Desde la cárcel de Ezeiza, un preso ordenó el crimen de una joven en Rosario

La víctima fue Mariel Lezcano, asesinada a balazos hace 10 días en su casa de barrio Tablada. El instigador del crimen fue Alan Funes, quien está alojado en el penal de Ezeiza. Los autores materiales están detenidos.

23 Octubre de 2021 17.47

En una audiencia celebrada en la tarde del viernes 22 de octubre en el Centro de Justicia Penal de Rosario, tres personas fueron imputadas por el crimen de Mariel Lezcano, de 21 años, cometido en su vivienda de barrio Tablada en el atardecer del 13 de octubre pasado. El que está detrás del violento episodio es Alan Funes, que está alojado en el penal de Ezeiza, quien ordenó el crimen como represalia porque la familia de la joven se negó a vender drogas.

Estos y otros datos fueron relevados en una audiencia oral y pública en la cual el fiscal de la Unidad de Homicidios Dolosos, Gastón Ávila, sostuvo que Funes fue el instigador del crimen y acusó como coautores del asesinato a dos soldaditos: Fabián D., alias “Fabito”, de 21 años, e Iván G., de 18, conocido como “Lolo”.

Según el fiscal, el plan de matar a Lezcano fue urdido por Alan Funes desde el Complejo Penitenciario Federal N° 1 de Ezeiza “a cambio de una promesa remuneratoria de por lo menos $30 mil, a I. G. y a F. D. para que llevaran a cabo el homicidio de Lezcano, poniendo a disposición de aquellos, además, un arma de fuego Browning calibre 9 mm y una motocicleta Honda Wave”.

Además, se señaló que ese miércoles 13 de octubre, ambos llegaron en la moto hasta el pasillo donde vivía la víctima, en Ayacucho al 4300. Iván llegó manejando y Fabián en el asiento trasero. El primero de ellos se bajó y comenzó a caminar por el pasillo, mientras que su compañero pasó a ocupar el lugar del conductor.

La secuencia siguió en el interior del pasillo. Iván G. tocó la puerta de la vivienda ubicada en el fondo y al ser atendido por Mariel Lezcano, “sin mediar palabra, le efectúa un disparo en el cráneo y en la cadera, provocándole el fallecimiento”, se indicó en la audiencia.

Tras esto, ambos se dieron a la fuga en la moto, en dirección al oeste.

Más tarde, personal policial que se encontraba patrullando la zona de Chacabuco al 4100, halló a Fabián D. en las afueras de un pasillo abierto, por lo que se inició una persecución hasta que finalmente el joven fue apresado cuando pretendía huir por los techos de distintas viviendas de esa zona.

El otro imputado en el crimen, Iván G., fue detenido el jueves 21 de octubre por personal de la Agencia de Investigación Criminal durante un operativo realizado en una vivienda de bulevar Seguí 50 bis (en la zona sur de Rosario), donde además se secuestraron prendas de vestir consideradas de importancia para la causa.

Entre otras pruebas, el fiscal expuso conversaciones tomadas del celular de Alan Funes, la exposición de testigos, entre ellos la madre de Mariel, e imágenes de cámaras de seguridad en las cuales se puede ver a los dos sicarios llegar a la zona de Ayacucho al 4300 y luego darse a la fuga.

Cabe mencionar que, al momento del crimen, Mariel se encontraba bajo prisión domiciliaria ya que estaba cumpliendo una condena federal de 6 años de prisión por una causa de drogas.