Aluminé

Iba a ser el tercer tripulante del helicóptero que cayó en Neuquén, pero se salvó de milagro

Se quedó en tierra porque primero debían probar el funcionamiento del sistema.

30 Diciembre de 2021 23.53

El protocolo indica que deben ser tres las personas que suban a un helicóptero que va a realizar tareas vinculadas a incendios forestales. Un piloto, un copiloto y un mecánico.

En una de las aeronaves que levantó vuelo para intentar combatir las llamas en Aluminé, Neuquén, únicamente estaban los dos primeros. ¿Por qué no subió el mecánico? La respuesta a ese pregunta encierra la clave de por qué salvó su vida: el helicóptero que debía abordar cayó y murieron sus dos tripulantes.

El Servicio Integrado de Emergencias de Neuquén se encuentra en Aluminé desde el 20 de diciembre, realizando la cobertura sanitaria a los brigadistas que combaten el fuego en Quillén.

Luciana Obregón, la titular de la entidad, dio detalles, en declaraciones a Telefe Neuquén, sobre lo ocurrido con quien debió haber sido el tercer pasajero a bordo del Bell 412SP que cayó en pleno vuelo.

El piloto Carlos Rodríguez Santa Ana (54) y el mecánico Francisco Javier Escudero (45), fallecidos al caer el helicóptero que tripulaban en la zona de Aluminé, Neuquén.
El piloto Carlos Rodríguez Santa Ana (54) y el mecánico Francisco Javier Escudero (45), fallecidos al caer el helicóptero que tripulaban en la zona de Aluminé, Neuquén.

La aeronave estaba lista realizar un vuelo hasta el cañadón del Lote 39 de Quillén, pero sólo subieron dos personas.

El mecánico se quedó en tierra porque primero debían dar una vuelta para probar el funcionamiento del sistema bambi bucket (una técnica para usar el balde para transportar agua), según le informaron al personal del SIEN.

Obregón comentó que debieron realizar asistencia psicológica a este mecánico, de quien no trascendió el nombre, quien se mostró conmocionado cuando se dio a conocer que el helicóptero había caído y se confirmaran las muertes de las personas que estaban a bordo.

“Fue tremenda la situación porque los brigadistas no sólo estaban cansados porque llevan 10 días trabajando en el lugar. Es muy complejo, el clima no ayuda para nada. Ayer se esperaban ráfagas de 60 kilómetros por hora y cuando nosotros estábamos trabajando en el lugar el informe meteorológico informaba que había ráfagas de 100 km por hora” expresó Obregón.

“Lo más oportuno fue replegarlos y nosotros sugerimos la intervención de primeros auxilios psicológicos para el personal”.

El gabinete psicopedagógico de Aluminé fue el encargado de iniciar la terapia catárquica, que ayudó a los brigadistas a “poder continuar”.

Trágico accidente

El accidente fue este miércoles y aún se investigan las causas de su caída y explosión sobre los bosques incendiados. Sus dos tripulantes fallecieron.

Se trata del piloto Carlos Rodríguez Santa Ana (54), de Capital Federal, y del mecánico Francisco Javier Escudero (45), oriundo de Villa Dolores (Córdoba).

“Todavía es muy prematuro pero es seguro que el clima fue el que influyó. Sabemos que se precipitó a tierra y explotó. Había mucho humo en la zona donde volaba. La máquina llevaba un helibalde que había descargado sobre las llamas. Después se precipitó. Nuestro personal bajó hasta el lugar usando arneses y confirmó la muerte de los dos tripulantes", dijo el secretario de Desarrollo Territorial del gobierno de Neuquén, Jorge Lara.