Aseguran que la tercera ola de COVID-19 en el país está vinculada a la variante Delta y no a Ómicron

Lo dijo el ministro de Salud porteño, quien describió el escenario actual y alertó de cara al futuro. También se refirió a la aplicaciones de las dosis de refuerzo contra el coronavirus

26 Diciembre de 2021 08.39

En plena tercera ola de COVID-19 en el país, y con el número de infectados en aumento, el ministro de Salud de la Ciudad de Buenos Aires, Fernán Quirós, sostuvo que los contagios actualmente están vinculados con la variante Delta y no con la Ómicron, que es la que está generando mayor preocupación en Europa.

“En la Argentina, de hecho, está evolucionando la curva vinculada a la Delta, porque el aumento de casos que hay en el país, particularmente en la Ciudad de Buenos Aires, tiene que ver con esa variante que la esperábamos más anticipadamente, pero que por suerte la hemos podido demorar y en el camino hemos podido vacunar de manera apropiada para proteger a toda la ciudadanía”, explicó el funcionario porteño.

No obstante, advirtió que “sobre esta realidad, que va a seguir evolucionando, sobre todo por la época del año en la que estamos, en la que la gente interactúa tanto, existe la incertidumbre de Ómicron, que podría cambiar la curva tal cual como viene”.

“Lo que sabemos es que es mucho más contagiosa, por lo que va a haber un aumento de casos más rápido y eso es debido a varias características que tiene: entra más rápido en las células, tiene un poco más de escape de la inmunidad natural y de la que dan las vacunas, provoca una enfermedad en las vías superiores, en la nariz y la boca, pero aparentemente, según indican los primeros datos, sería más leve también”, precisó en declaraciones a Radio Rivadavia.

En este sentido, Quirós reconoció que “la posibilidad es que esta curva de la variante Delta que está evolucionando, en algún momento sea transformada en Ómicron por el aumento de casos potencialmente menos graves”.

Por otra parte, el ministro destacó que “en la Ciudad de Buenos Aires se está dando la tercera dosis a todo el mundo, no solamente a los grupos de riesgo”, pero explicó que “la discusión” acerca de cuándo se tiene que dar el refuerzo “ahora es temporal”.

“El consenso internacional es que se tiene que dar entre el cuarto y el sexto mes después de la segunda vacuna. En La Ciudad lo que hacemos es invitar a todos los que ya tienen cinco meses desde la segunda dosis. Hemos invitado a más de medio millón de personas y han acudido más de 450 mil”, detalló.

Respecto de este tema, aclaró que “como los primeros vacunados al comienzo de la campaña fueron los grupos de riesgo, también son los que antes cumplen” el plazo estimado para recibir el refuerzo, pero subrayó que todos los porteños pueden aplicarse esta tercera dosis una vez que haya pasado el tiempo correspondiente.

Por último, Quirós volvió a adelantar que en la Ciudad no va a haber una implementación demasiada estricta del pase sanitario, que en la provincia de Buenos ya se comenzó a implementar y hasta se fijaron multas para los establecimientos que no se lo soliciten al público.

Al respecto, el ministro de Salud porteño indicó que esta iniciativa del Gobierno nacional “no tiene como objetivo que uno no se contagie”, sino fomentar que las personas completen su esquema de inmunización.

“Nosotros decimos que es algo que se utiliza, sobre todo, para terminar de convencer a algunas personas que dudan en completar su esquema, y la realidad es que los datos de la Ciudad son muy contundentes. Nosotros ya hemos vacunado al 91 por ciento de la población con la primera dosis, al 84 con la segunda y al 15 con la tercera, de modo que no tenemos una gran dificultad con la voluntad de la ciudadanía de vacunarse”, cerró.