• Dólar
  • BNA $885.5 ~ $885.5
  • BLUE $985 ~ $985
  • TURISTA $1416.8 ~ $1416.8

11 C ° ST 10.47 °

Unión Radio 91.3 en vivo

Para tener en cuenta

Así se verían los perros y gatos en 10.000 años, según la inteligencia artificial

En este estudio se evaluó la apariencia de estas mascotas en un hipotético futuro afectado por una era de hielo y por el calentamiento global.

24 Enero de 2024 00.31

Un grupo de científicos de la empresa Basepaws, que se encarga de analizar los genes de las mascotas, uso la inteligencia artificial para saber cómo serían los perros y los gatos después de 10.000 años en la tierra. Además de mostrar las posibles apariencias de estos animales domésticos, también toma en cuenta de las posibles condiciones de nuestro planeta para ese futuro lejano.

 

Cómo serían los animales en 10.000 años, según la inteligencia artificial

 

El análisis del veterinario en jefe de la empresa, Ernie Ward, consideró dos escenarios posibles. El primero se caracteriza por el calentamiento global y un aumento de las temperaturas, mientras que el segundo plantea una hipotética nueva Edad de Hielo.

 

Las mascotas con el calentamiento global

 

Así se verían los perros y gatos en 10.000 años

Ward sugirió que la escasez de recursos durante ese periodo llevará a una reducción en la masa muscular de los perros. Con un tamaño corporal menor, estos animales requerirán menos alimento, consumirán menos energía y tendrán una mayor capacidad para enfriarse.

La disminución en la superficie cutánea también podría proteger a los perros de la creciente radiación ultravioleta, favoreciendo posiblemente el desarrollo de tonos de piel más oscuros. Asimismo, advirtió que la escasez de agua, una posible consecuencia del calentamiento global, podría inducir un cambio en el metabolismo de los perros, permitiéndoles pasar períodos más extensos sin necesitar hidratación.

 

Cómo serían las mascotas en una era de hielo

 

Así se verían los perros y gatos en 10.000 años

En un escenario de una nueva Edad de Hielo, se plantea que los perros podrían desarrollar un pelaje más denso como adaptación al frío, pero no se sabe con certeza si esto resultaría en un tamaño corporal mayor o menor. Además, podrían acumular más grasa como reserva de energía y, al acercarse a sus antepasados lobos, desarrollar una musculatura más pronunciada adaptada para la caza.

En caso de una glaciación severa, los perros podrían enfrentarse a la competencia con humanos y otras especies por recursos y refugio.