Día de los Santos Inocentes: significado y valor

La Pastoral de la Niñez de la Diócesis de Catamarca recuerda junto con la Iglesia toda la Fiesta de los Santos Inocentes y se adhiere a la invitación de la Comisión Episcopal para la Vida, los Laicos y la Familia de la Conferencia Episcopal Argentina, rezando hoy por los niños y niñas que sufren en este tiempo de la historia.

28 Diciembre de 2021 14.03

En este sentido el Asesor Diocesano, padre Santiago Granillo y todo el Equipo Diocesano de Pastoral de la Niñez, en sus diferentes servicios pastorales, se une rezando especialmente por esta intención e invitan a todas las parroquias de la Diócesis a unirse en la oración, en la Santa Misa, en el rezo del Santo Rosario u otros actos de culto o de piedad. 

“Pediremos que el Divino Niño Jesús, nacido indefenso en Belén y perseguido por el Rey Herodes (Mt. 2, 13-18), en este tiempo bendito de Navidad, renueve el cuidado y la defensa de la vida de los niños y niñas por nacer, de los niños que son explotados laboral y sexualmente, de la enorme cantidad que viven en la pobreza y sufren la violencia y el abuso”, indicaron. 

Seguidamente agregan “hoy las palabras que el Papa Francisco nos dirigiera en su carta del año 2016 para esta fiesta de los Santos Inocentes: “La alegría cristiana nace de una llamada?la misma que tuvo san José? a tomar y cuidar la vida, especialmente la de los santos inocentes de hoy. La Navidad es un tiempo que nos interpela a custodiar la vida y ayudarla a nacer y crecer; a renovarnos como pastores de coraje. Ese coraje que genera dinámicas capaces de tomar conciencia de la realidad que muchos de nuestros niños hoy están viviendo y trabajar para garantizarles los mínimos necesarios para que su dignidad como hijos de Dios sea no sólo respetada sino, sobre todo, defendida”. 

A la luz de estas palabras, la Pastoral de la Niñez confirma su compromiso a “seguir trabajando por la Niñez de nuestra Diócesis, especialmente por aquellos niños por nacer y por los más indefensos y necesitados de nuestra ayuda y oración. Que nuestra Madre Santísima del Valle, Madre de todos los niños, y el Beato Mamerto Esquiú, intercedan por todos ellos y nos animen a nosotros a seguir cuidando y defendiendo toda vida”