• Dólar
  • BNA $123.75 ~ $129.75
  • BLUE $245.00 ~ $250.00
  • TURISTA $202.95 ~ $212.85

19 C ° ST 18.4 °

Unión Radio 91.3 en vivo

La Antártida se derrite a una velocidad no observada en los últimos 5.000 años

Según un estudio de la Universidad de Maine, esto podría producir un aumento en el nivel del mar global de hasta 3,4 metros en los próximos siglos. Cómo lograron determinarlo.

13 Junio de 2022 09.40

El comportamiento de la capa de hielo de la Antártida Occidental (WAIS, por sus siglas en inglés) en escenarios futuros de calentamiento global sigue siendo una gran incertidumbre en las proyecciones del nivel del mar. En las últimas décadas, el WAIS ha retrocedido y adelgazado a un ritmo acelerado en la ensenada del mar de Amundsen y se prevé que continúe esta tendencia.

Es motivo de preocupación es la pérdida masiva en curso de los glaciares Thwaites y Pine Island, que juntos drenan una gran parte del sector del mar de Amundsen y llegan profundamente al corazón del WAIS. Estos glaciares son susceptibles de retroceder rápidamente porque están siendo derretidos desde abajo por aguas profundas circumpolares cálidas.

Estos dos grandes glaciares en la Antártida occidental según una investigación que acaba de presentarse en la revista Nature Geoscience realizada por especialistas de la Universidad de Maine, Estados Unidos, pueden estar perdiendo hielo más rápido de lo que lo han hecho en al menos los últimos 5.000 años. Los glaciares que se derriten rápidamente podrían conducir a un aumento importante del nivel del mar en los próximos siglos.

Se plantea la hipótesis de que los glaciares pueden haber sido mucho más pequeños en el pasado geológicamente reciente (EFE/ Federico Anfitti/Archivo)
Se plantea la hipótesis de que los glaciares pueden haber sido mucho más pequeños en el pasado geológicamente reciente (EFE/ Federico Anfitti/Archivo)

Estos glaciares son susceptibles de derretirse rápidamente porque se asientan sobre un lecho inclinado hacia el interior donde el agua cálida del océano puede fluir por debajo de las partes flotantes de las lenguas de los glaciares y erosionar el hielo desde su base, lo que puede provocar una pérdida de masa desbocada. La retirada veloz de estos dos glaciares podría reducir el tamaño de la capa de hielo de la Antártida Occidental, contribuyendo potencialmente hasta en 3,4 metros al aumento del nivel del mar global en los próximos siglos.

Sin embargo, se plantea la hipótesis de que los glaciares pueden haber sido mucho más pequeños en el pasado geológicamente reciente, es decir, a mediados del Holoceno, como se conoce a la era que transcurrió hace más de 5000 años que era incluso más cálida que la actual. Si eran más pequeños, deben haber vuelto a crecer posteriormente, lo que genera la esperanza de que puedan a hacerlo en el futuro.

Un equipo internacional de investigadores dirigido por la Universidad de Maine observó el cambio relativo del nivel del mar cerca de los glaciares durante los últimos 5000 años como una forma indirecta de determinar si eran sustancialmente más pequeños que los presentes a mediados del Holoceno y luego se reexpandieron. “El nivel relativo del mar en un lugar depende de la cantidad de agua en el océano”, explicó Scott Braddock, primer autor del documento y especialista de la Escuela de Ciencias de la Tierra y el Clima y el Instituto de Cambio Climático, de la Universidad de Maine. “Pero también, lo que es más importante, de los cambios locales en la forma de la corteza terrestre debido a la carga y descarga de hielo de los glaciares. Por lo tanto, las reconstrucciones del nivel relativo del mar a lo largo del tiempo pueden utilizarse para identificar cambios a gran escala en el avance y retroceso de los glaciares”.

El equipo utilizó la datación por radiocarbono de conchas de playas antiguas que ahora se elevan sobre el nivel del mar moderno para reconstruir los cambios en el nivel relativo del mar a lo largo del tiempo, es decir la forma de la curva resultante está relacionada con el crecimiento y retroceso de los glaciares. “El cambio relativo del nivel del mar le permite ver la carga y descarga de la corteza a gran escala por parte del hielo”, indicó Brenda Hall, autora del estudio y profesora de la Facultad de Ciencias de la Tierra y el Clima y el Instituto de Cambio Climático. “Por ejemplo, el avance de los glaciares, que daría lugar a la carga de la corteza, reduciría la tasa de caída relativa del nivel del mar o podría incluso causar la inmersión de la tierra bajo el nivel del mar”, agregó Hall.

Los resultados mostraron una caída constante en el nivel relativo del mar durante los últimos 5.000 años. Este patrón es consistente con un comportamiento glaciar relativamente estable sin evidencia de retroceso o avance glaciar a gran escala. Además, los investigadores encontraron que la tasa de caída relativa del nivel del mar registrada por las conchas era casi cinco veces menor que la medida hoy. La razón más probable de una diferencia tan grande es la reciente y rápida pérdida de hielo en la región.

“Nuestro trabajo sugiere que estos glaciares vulnerables fueron relativamente estables durante los últimos milenios, pero su tasa actual de derretimiento se está acelerando y elevando el nivel global del mar”, completó el coautor Dylan Rood, profesor titular del Imperial College London. “Estas tasas actualmente elevadas de derretimiento del hielo pueden indicar que esas arterias vitales del corazón de la capa de hielo de la Antártida occidental se han reventado, lo que ha acelerado el flujo hacia el océano, un hecho potencialmente desastroso para el futuro nivel global del mar en un mundo que se calienta”.

Los investigadores también compararon sus resultados con los modelos existentes de la dinámica entre el hielo y la corteza terrestre. Descubrieron que los modelos no representaban con precisión la historia del nivel del mar revelada por sus datos. Este estudio ayuda a ofrecer una imagen más precisa de la historia de la región y sugiere que los modelos necesitan refinarse.

Aunque la nueva evidencia no excluye la posibilidad de fluctuaciones menores de los glaciares Thwaites y Pine Island durante los últimos 5.000 años, los investigadores concluyeron que la interpretación más simple de sus datos es que estos glaciares se han mantenido relativamente estables desde mediados del Holoceno. hasta tiempos recientes, y que la tasa actual de retroceso de los glaciares puede no tener precedentes en los últimos 5.000 años. “Existe la posibilidad de que el retroceso acelerado actual de estos glaciares pueda conducir a una recesión cada vez mayor del hielo en el corazón de la capa de hielo de la Antártida Occidental con las consiguientes implicaciones para el nivel del mar global”, concluyeron los especialistas en su investigación.