Marco Ruben se retira del fútbol: "Necesito vivir, disfrutar de otras cosas de la vida"

En el marco de una conferencia, el goleador de Rosario Central confirmó que este sábado será su último partido como profesional.

05 Mayo de 2022 01.01

No fue un anuncio, resultó el final de un maravilloso ciclo. El sábado será la última función, la despedida, el día que los simpatizantes vislumbraban en el horizonte, pero querían rechazar. Marco Ruben comunicó el adiós del fútbol profesional y con la decisión se marchará el jugador, el hincha, el máximo goleador de la ciudad en la que el fútbol se vive con una pasión desbordante. El ídolo que en el clásico convirtió en los cuatro arcos, el líder positivo, el referente que amenazó a los dirigentes de Dinamo de Kiev con adelantar el retiro si no aceptaban negociar la venta a Rosario Central.

El protagonista de la compra más cara de la historia del club, el que para no provocar un estallido con la actual conducción optó por marcharse un año a Athletico Paranaense y luego desechar ofertas del exterior, porque tenía que cumplir un sueño: consagrarse campeón. La Copa Argentina fue el título que le dibujó la sonrisa, un trofeo que se le negaba de modo sistemático. Se alejará el futbolista, quedará para siempre la leyenda.

Los clubes se construyen con historia, hechos y mitos. Algunos pocos, los elegidos, trascienden en el tiempo y se convierten en actores que engrandecen el recorrido. No es únicamente la gloria deportiva la que los eleva, la identificación con el hincha es la razón que los hace bandera. Ruben tiene un aura y cumplió con todos los requisitos para ser un personaje de un cuento de Roberto Fontanarrosa. “No es de ahora, porque cuando firmé la renovación en diciembre quise hacerlo por seis meses, pero por una cuestión legal no se pudo y tuvimos que confeccionar un contrato anual, con cláusula de rescisión. Pretendía cumplir ciertos objetivos, pelear algo con el equipo. No se dio y la decisión está tomada”, relató, en conferencia de prensa en el predio de Arroyo Seco, acompañando por el resto del plantel.

Con dos goles a River, Marco Ruben superó a Waldino Torito Aguirre como máximo artillero de Rosario Central en la era profesional
Con dos goles a River, Marco Ruben superó a Waldino Torito Aguirre como máximo artillero de Rosario Central en la era [email protected]

Fuera de la sala, los socios cantaban por el ídolo y rechazaban a la actual comisión directiva. Ruben evitó la confrontación, aunque los incumplimientos -como el de conformar un plantel competitivo para el actual torneo- y las filtraciones de los números de su contrato que lo empujaron a Brasil, ejes que desgastaron la relación. No es casualidad que desde hace un tiempo no sea el nexo entre la CD y el vestuario. “El presente deportivo ni los dirigentes son las razones del retiro. Con la pandemia dejé de jugar y pudo ser definitivo, pero volví con un sueño, una ilusión: la de conquistar algo más con el club. El objetivo lo tenía cumplido y necesito vivir, disfrutar de otras cosas de la vida. El fútbol para mí es mucho, muchísimo, pero no lo es todo. Necesito recuperar esas otras cosas, necesito reencontrarme con ellas. Con mis hijos, por ejemplo”, apuntó el goleador, que con el doble festejo a River -en noviembre pasado- batió la marca de Waldino Torito Aguirre (98) en Rosario Central y con el tanto a Independiente, el sábado 23 de abril, superó a Víctor Rogelio Ramos (Newell's), como el máximo anotador de la ciudad.

La relación de Ruben con el clásico es tan potente que viene desde las inferiores. En ese recorrido hasta debutar en primera, apenas una vez anotó: en Sexta. Como profesional, el dato estadístico resalta qué si convertía, Rosario Central le ganaba a Newell's: lo hizo en 2006 (4-1) y también en el segundo ciclo en 2015 (1-0); 2016 (2-0) y 2017 (3-1). Post pandemia, firmó en el 3-0 de 2021. “De todos los goles, dos me marcaron: los de los clásicos de 2006 y de 2015″, confesó, con una sonrisa, quien jugó 16 veces contra los rojinegros, con siete triunfos, seis empates y tres derrotas. Entre los momentos destacados desde el estreno en 2004 (0-0 con Quilmes), con 17 años, el artillero recordó “las finales de la Copa Argentina, la transferencia a Europa -porque era algo grande para mi carrera-, la vuelta a Rosario Central en 2015 que fue increíble, con situaciones lindas y que solo faltó coronar. Pero mis compañeros siempre fueron lo más importante, porque las amistades es lo que queda cuando uno deja de hacer algo. Las situaciones vividas y los recuerdos mantienen el contacto con esas personas, por eso a veces se necesita volver al pasado”.

El clásico, un partido particular para Marco Ruben; el goleador convirtió en 2006, 2015, 2016, 2017 y 2021 y cada vez que anotó su equipo ganó
El clásico, un partido particular para Marco Ruben; el goleador convirtió en 2006, 2015, 2016, 2017 y 2021 y cada vez que anotó su equipo ganóTWITTER ROSARIO CENTRAL OFICIAL

No hay vueltas atrás y tampoco un plan inmediato. Mantenerse ligado al fútbol profesional, una meta que no está entre sus prioridades. “Nunca se sabe lo que puede pasar, pero como director técnico no me veo: no es mi perfil y no creo que cambie. Quizás trabajar con chicos, enseñarle técnica, que son cosas que pueden sumar, pero por ahora no pienso en nada de eso. Tampoco en un partido homenaje, algo que no está pensado ni creo que lo vaya a pensar en los siguientes meses. Ahora salgo y me enfoco en Estudiantes, porque quiero ganar. Espero relajarme y disfrutar junto con mi familia, mis amigos, mi representante [Andrés Miranda], con el que hice toda la carrera desde las inferiores… Me gustaría que cuando termine el partido puedan entrar a la cancha y vivir esa sensación, porque va a ser un momento que no se borrará de mi cabeza y quiero que ellos también lo tengan guardado para siempre”, el pedido para quien maduró la idea del retiro con la misma frialdad que enseña cada vez que queda frente al arquero.

"No pensaba ser profesional, si a los jugadores los veía como superhéroes", relató Marco Ruben en la conferencia de prensa en la que anunció que el sábado jugará por última vez
"No pensaba ser profesional, si a los jugadores los veía como superhéroes", relató Marco Ruben en la conferencia de prensa en la que anunció que el sábado jugará por última vez.

Sin lesiones, físicamente impecable, comunicar la decisión lo descubrió sonriente, casi aliviado. “Quería afrontar esto con felicidad y orgullo, porque quería la gente me vea en la cancha como en mis mejores momentos. Esto encierra todo lo que desee de chico, que parecía algo inalcanzable, porque yo quería jugar a la pelota. No pensaba en ser profesional, si a los jugadores los veía como superhéroes. Nunca imaginé ser el goleador histórico… Fue duro el camino, pero valió la pena hasta la última decepción. Todo valió la pena y eso hace que esté feliz. El sábado cerraré esta etapa hermosa de mi vida con la gente de Central, que me dio ese cariño enorme y a la que voy a llevar siempre conmigo”, cerró antes de tomarse una foto con todos sus compañeros, firmar una camiseta y escuchar cómo los hinchas coreaban su nombre. El sábado, la despedida será gigante.