España

A causa del Coronavirus le tuvieron que trasplantar los pulmones: "casi se deshacían entre los dedos”

El hombre de 51 años permaneció en terapia intensiva durante 10 meses.

19 Enero de 2022 02.08

Fueron casi 10 meses internado en terapia intensiva, de los cuales cuatro estuvo conectado a una máquina que le permitió respirar. Se trata de Jordi Soriano, el primer español con trasplante de pulmón post-covid. Según explicaron sus médicos, en el momento que le realizaron la operación sus pulmones estaban tan deteriorados que “casi se deshacían entre los dedos”.

“Me levanté de la cama, sufrí un mareo y caí redondo”, aseguró Soriano al recordar cómo comenzó su duro camino hacia el trasplante de pulmón. Según relató, tras esta descompensación debió ser internado en el hospital de Martorell y allí supo que tenía Covid-19. En solo 48 horas debió ser derivado al Hospital Universitario de Bellvitge, en Barcelona, y fue ingresado a terapia intensiva.

Su vida dependió de una máquina de “oxigenación por membrana extracorpórea” (ECMO) que le permitió respirar mientras sus pulmones sucumbían a una fibrosis pulmonar provocada por el Covid-19, la cual provocó profundas cicatrices que impidieron el funcionamiento normal del órgano. “Se me deterioraron tanto que la única solución era trasplantarme”, asegura.

“Los pulmones son como globos, pero los de Jordi eran dos trozos de carne colapsados. Estaban muy afectados”, afirmó Alberto Jáuregui, jefe del Servicio de Cirugía Torácica y Trasplante Pulmonar del Hospital Vall d'Hebron, de Barcelona, a El País. Según el responsable de la intervención que le salvó la vida al hombre de 51 años, estos órganos “estaban negros y casi se deshacían entre los dedos”.

Jordi Soriano es el primer paciente de covid en España al que se le ha sometido con éxito a un trasplante pulmonar, tras contagiarse en la tercera ola de la pandemia y permanecer más de cuatro meses en la UCI. (Foto: EFE/Marta Perez)
Jordi Soriano es el primer paciente de covid en España al que se le ha sometido con éxito a un trasplante pulmonar, tras contagiarse en la tercera ola de la pandemia y permanecer más de cuatro meses en la UCI.

El trasplante como única posibilidad de sobrevivir

Fueron 127 días de dependencia absoluta a una máquina que respiraba por él. Y en su caso, no había factores de riesgo. “No tenía patologías de base. Apenas una hipertensión pulmonar, como tiene mucha gente. Nada más”, afirmó el Jáuregui. Al tiempo que advirtió que todos los tratamientos que se administraron a Soriano fracasaron, por lo cual optaron por el trasplante.

“En China se hicieron los primeros trasplantes a pacientes poscovid. Sabemos que hay un momento donde los pulmones no funcionan, no acaban de recuperar. Al principio de la pandemia, se trasplantaban muy rápido, pero luego se vio que con el tiempo, los pulmones se recuperaban solos. Pero hay casos donde no lo consiguen, y no sabemos por qué”, admitió el especialista.

La única opción era el trasplante y tras 10 meses de espera y angustia, finalmente Soriano fue intervenido. “Nos quedamos impresionados porque los pulmones de Jordi estaban muy deteriorados. No habíamos visto una inflamación tan grande. Cambiaron de color porque no les entraba la sangre. Además, como él estaba conectado a la ECMO, la sangre salía del corazón y ya no pasaba a los pulmones, recordó Jáuregui.

El tiempo era el principal enemigo de esta intervención. Desde que los pulmones son retirados del donante hasta que se trasplantan al receptor los especialistas tienen ocho horas, con lo cual la operación duró toda una noche. A los pocos días Soriano comenzó a respirar solo y paulatinamente su vida volvió a la normalidad. “Gracias a los donantes lo puedo contar. Quiero que la gente tome conciencia de que puede salvar no una, sino varias vidas”, concluyó el hombre.