• Dólar
  • BNA $163.25 ~ $171.25
  • BLUE $316.00 ~ $320.00
  • TURISTA $268.95 ~ $282.15

35 C ° ST 32.98 °

Unión Radio 91.3 en vivo

Barrio San Fernando

Asesinó a su esposa asfixiándola y llamó a la policía diciéndoles que no reaccionaba

La víctima tenía 35 años y era madre de tres niñas menores de edad. El 16 de septiembre pasado lo había denunciado y la Justicia le puso restricciones de acercamiento. La autopsia reveló como causa de muerte “asfixia por sofocación”.

El Jefe de Policía en el lugar del hecho.
El Jefe de Policía en el lugar del hecho.

26 Octubre de 2022 10.52

La muerte violenta de una mujer en manos de su esposo de once años enlutó a los vecinos del barrio San Fernando en la zona alta de la ciudad y a la familia de la joven, quienes no encontraban consuelo al ser informados por la policía de su asesinato. Su esposo, Héctor Leonardo Olas, de 36 años, está detenido como autor del homicidio. En la inspección corporal efectuada sobre la persona del sindicado, el legista habría detectado lesiones que habrían sido provocadas por la víctima en su afán de defenderse del ataque mortal.

Tal como lo adelantó en exclusiva LA UNIÓN en su publicación digital a media mañana, Anyelén Gallo Arias fue asesinada. 

Minutos después de las ocho de la mañana, Olas llamó a la policía, manifestándole que su esposa no reaccionaba. A los minutos, efectivos de la Comisaría Quinta llegaron a la vivienda ubicada sobre calle Sebastián Dimartino, casa n°25, en el barrio San Fernando de esta ciudad capital, donde se entrevistaron con el ahora detenido, quien los hizo ingresar a la vivienda donde estaba la mujer.

Voceros de la causa comentaron a este diario que los policías, al acercarse a la víctima, advirtieron que ya no tenía signos vitales, por lo que llamaron al SAME, cuyos profesionales corroboraron el deceso.

 

Versión

 

Al dialogar los policías con Olas, este le habría dicho que ambos estaban durmiendo en la misma habitación y que él, al despertarse, le habló para que se levantara, pero su mujer no le respondía, por lo que siguió llamándola, pero al ver que Anyelén no le respondía, comenzó a practicarle tareas de reanimación, según sus dichos, porque notó que faltaba de la mesa de luz una tableta de pastillas de Clonazepan que siempre, según él, la víctima tomaba para poder descansar bien.

Como a simple vista se podía advertir en el cuerpo de la víctima marcas que podrían ser compatibles con mecanismos de asfixia y por las incongruencias que declaraba Olas cada vez que le volvían a preguntar sobre lo que le había pasado a su esposa, los encargados del procedimiento resguardaron el lugar y dieron aviso al fiscal en turno Dr. Hugo Costilla sobre la situación. 

De inmediato el fiscal, el personal de la Unidad Judicial N°5 y el personal de la División Homicidios se apersonaron en el domicilio de Gallo Arias y se pusieron al frente de la investigación. 

Según se supo, Anyelén era madre de tres niñas menores de edad, quienes al momento del arribo de la policía descansaban en otras de las habitaciones de la vivienda, ya que concurrían al colegio en el turno de la tarde. A la escena del crimen arribó también la Dra. del Cuerpo Interdisciplinario forense, que examinó a la víctima, advirtiendo marcas en el tórax, en proximidades al cuello, compatibles con lesiones producidas por asfixia, indicando la profesional a los investigadores que estas aparentemente habrían sido producidas con antelación a su muerte. Como así también detectó indicios de defensa en la mujer.

Ante este cuadro de evidencias, la profesional médica le recomendó al fiscal realizar la operación de autopsia para establecer, mediante el protocolo, la causa eficiente de muerte.

 

Arresto

 

Ante el cúmulo de evidencia que a prima facie hacían presumir que se podría tratarse el hecho de una mujer violenta, lo que en la tarde fue confirmado por la autopsia, el fiscal Costilla con atinado criterio ordenó que Olas sea trasladado a la comisaría en calidad de demorado, hasta tanto se dilucide lo ocurrido a su esposa.

Mientras tanto y, ante las sospechas de que él pudiera haberle dado muerte a Gallo Arias, el médico forense le realizó la inspección corporal, que no es otra cosa que un examen corporal al sindicado, advirtiendo lesiones aparentemente producidas en un forcejeo con la víctima, quien intentaba defenderse, quizás, del ataque de su esposo.

En paralelo, los investigadore, bajo las directivas del fiscal Costilla, inspeccionaron minuciosamente toda la vivienda de la víctima, desde donde levantaron rastros de diferentes lugares, como así también procedieron al secuestro de distintos elementos que podrían tener relación con el homicidio.

 

Autopsia y dolor

 

Transcurridos algunos minutos del hallazgo del cuerpo sin vida de Anyelén, familiares de la joven llegaron a su domicilio, viviéndose los momentos más difíciles.

A las 14:30 aproximadamente, el personal de bomberos ingresó al inmueble y trasladó el cuerpo de Anyelén Gallo Arias a la morgue del cementerio municipal para la realización de la autopsia, medida judicial que se materializó alrededor de las 16 horas, extendiéndose por varias horas.

Mientras en el interior de la morgue los profesionales de CIF trabajaban sobre el cuerpo de la infortunada joven, afuera los familiares aguardaban la entrega del cadáver.

Pasadas las 19 horas, se les informó a los familiares que Anyelén Gallo Arias había fallecido por asfixia por sofocación. Es decir, había sido víctima de una muerte violenta.

El resultado de la autopsia no solo sirvió para que los familiares de la joven supieran qué pasó con ella, sino también para resolver la situación procesal del marido de la víctima, Héctor Leonardo Olas, quien fue pasado a calidad de arrestado en averiguación del hecho.

crimen gallo 3