Intento de homicidio en Las Vías

Indagaron a los tres detenidos por el sangriento ataque en el barrio Las Vías y guardaron silencio

Se trata de Daniel Jiménez, Alejandro Godoy y Ezequiel Torrico, quienes guardaron silencio ante la fiscal Jésica Miranda. Las imputaciones fueron “intento de homicidio en grado de tentativa” y “lesiones culposas” para Jiménez; “lesiones leves”, para Godoy; y “hurto” para Torrico. Estos dos últimos podrían recuperar la libertad en las próximas horas por tratarse de delitos excarcelables.

.

09 Septiembre de 2021 00.36

En la mañana de ayer, en el edificio de la Fiscalía General de calle Junín al 600, Daniel Jiménez (41) y Alejandro Gómez (19), padrastro e hijastro respectivamente, fueron imputados e indagados por el hecho de sangre ocurrido el pasado sábado, en el barrio Las Vías, en el que resultara con un corte en el cuello Claudio Puente, de 24 años, y otro joven de apellido Bazán, con cortes superficiales.  


Los detenidos fueron trasladados desde la Comisaría de Sumalao y Santa Rosa, departamento Valle Viejo, por personal de la División Traslado, quienes fueron indagados por la fiscal Jésica Miranda. 

En diálogo con LA UNIÓN, el abogado defensor de los imputados relató que Jiménez fue el primero de los imputados que se sentó ante la fiscal y se abstuvo de prestar declaración.  Según explicó a su asistido, se le imputaron los supuestos delitos de homicidio en grado de tentativa y lesiones culposas. “La última imputación se debe a que cuando escapaba en el automóvil junto a su hijastro para evitar que los atacaran, ya que les estaban tirando piedras tras herir con el arma a Puente, atropelló a Díaz, produciéndole algunas lesiones”.  
Por la gravedad del hecho por el que fue imputado y no declaró, la fiscal podría solicitar en los próximos días la audiencia de control de detención para Daniel Jiménez. 


Luego, fue el turno de Alejandro Godoy, a quien la fiscal le leyó el decreto de determinación de los hechos y lo acusó del delito de lesiones leves. Según la instrucción, luego de regresar con su padrastro a la casa de Bazán, en donde había estado ingiriendo bebidas junto a otras personas, entre ellas la víctima, Godoy tomó un cuchillo y le provocó cortes menores a Bazán, quien, si bien fue asistido en el hospital, las heridas no revestían gravedad. Al igual que su padrastro, Godoy se abstuvo de prestar declaración. Voceros de la causa indicaron que, por tratarse de un delito excarcelable, Godoy, quien fue tras la indagatoria llevado nuevamente a la comisaría, podría recuperar la libertad en las próximas horas. 

El tercero 
También, durante la mañana de ayer, Ezequiel Torrico fue imputado e indagado por la fiscal Miranda. El joven, quien también está detenido en la División Investigaciones, fue acusado del delito de hurto ya que, encontrándose en la reunión junto a los demás, en el barrio Las Vías, le robó el teléfono celular a Díaz, quien, al percatarse que ya no tenía el aparato, comenzó a vociferar que se lo habían robado, llegando a agredir a Godoy, lo que desató el enojo de este y su partida de la casa, para regresar luego con su padrastro. 
Al igual que los otros dos imputados, Torrico guardó silencio ante la fiscal. Como el delito de hurto es excarcelable, se especula que el imputado no sea sometido a la audiencia de control de detención, sin embargo, refirieron que se aguardara contar con la planilla de antecedentes para resolver su situación procesal. 
Por otra parte, en cuanto al estado de salud de la víctima, Claudio Puente, se informó que continúa siendo delicado y corre riesgo la vida. 

El hecho 
Con el pasar de los días, surgen nuevas declaraciones, en el marco de la investigación, en relación a cómo sucedieron los hechos, que tienen al borde de la muerte a Puente. Uno de los testimonios que trascendió del expediente da cuenta que, al llegar a la casa, Jiménez habría sido atacado en primera instancia por Puente con un palo, quien, además, tenía en su poder un cuchillo, provocándole, luego, Jiménez, el corte en el cuello a la víctima. 
En tanto, en medio de esa trifulca, Bazán fue lesionado por el hijastro de Jiménez, pero solo de manera superficial. 
También, se supo que, al parecer, Jiménez, al momento del hecho, no portaba ningún tipo de arma de fuego ya que las versiones daban cuenta que llegó y efectuó disparos, por lo que se le realizó un guante de parafina, pero dio negativo.