Volvieron a marchar por justicia para víctima de violencia

28 Septiembre de 2021 00.20

En la tarde de ayer, familiares, amigos y vecinos de una joven de 23 años, a quien solo identificaremos con sus iniciales R.H., marcharon pidiendo justicia.  
La concentración fue en la plaza 15 de Septiembre, de la villa de Pomán, departamento homónimo. A las 19:00 horas, portando carteles y bajo el lema de 'justicia', más de una treintena de personas marcharon alrededor de la plaza de manera pacífica. 
La madre de la joven, María Córdoba, contó en diálogo con LA UNIÓN que, de no recibir respuesta por parte de la fiscalía de Andalgalá, el próximo lunes, se trasladarán a la Perla del Oeste y se manifestarán enfrente a la fiscalía. 


“La fiscal Rodríguez me llamó y se puso a nuestra disposición la semana pasada. Pero ya pasó una semana y no hizo nada. Le pedí asistencia psicológica para mi nieto, que tiene 12 años y para mi hija, pero no recibimos nada aún. Él, por mi nieto, está con su padre, quien los otros días lo llevó hasta la casa de mi hija e hizo que la agrediera. Después, él se bajó de la camioneta y también le pegó”, explicó la mujer angustiada. 
Córdoba contó que hace dos años aproximadamente, por hechos de violencia física y psicológica, su hija decidió terminar la relación con Cristian Dioca, quien es hijo de un expolicía de Pomán. 
“Desde entonces, padece de hostigamiento, acoso y violencia tanto psicológica como física por parte del sujeto, quien a pesar de contar con restricciones de acercamiento para con ella, las viola sin recibir ningún tipo de castigo. Sin exagerar, debe haber violado más de una veintena de restricciones, pero como es hijo de un expolicía, nadie dice nada”, renegó la entrevistada. 
En cuanto a la marcha de pedido de justicia, Córdoba contó que es la segunda que realizan en la villa: “Nos reunimos en la plaza y caminamos de forma pacífica. Pasamos por enfrente a la comisaría y terminamos en la iglesia, donde nos hacemos escuchar y pedimos justicia. Solo queremos eso, justicia para que mi hija no siga siendo víctima de violencia y se tenga que lamentar algo peor. Queremos que nos escuchen ahora que ella está viva”, temió por la integridad física de su hija la mujer, quien, además, agregó que su expareja vive también en la villa y, de un día para otro, hace más de un año decidió “separar a su hijo de su madre”. 
Espero que la Justicia me escuche, “Solo quiero seguridad para mi nieto y mi hija, que reciban asistencia psicológica y puedan volver a tener un vínculo. Mi nieto se está criando un ambiente de mucha violencia, su padre lo lleva a tomar con él. Solo tiene doce años”, clamó por justicia María.