• Dólar
  • BNA $892 ~ $892
  • BLUE $1015 ~ $1015
  • TURISTA $1427.2 ~ $1427.2

22 C ° ST 22.19 °

Unión Radio 91.3 en vivo

Diálogo con los gobernadores

El Gobierno prevé un mayor recorte en las transferencias a las provincias

El sorpresivo retiro del paquete fiscal incluido en la ley ómnibus suma incertidumbre; el desafío es hacer bajar el índice de precios rápidamente para no perder la ganancia de competitividad tras la fuerte devaluación de diciembre

28 Enero de 2024 07.35

“Lo que va a pasar es que desde el gobierno nacional se va a avanzar con el ajuste”. La frase salida del círculo más cercano al presidente Javier Milei en las horas posteriores al anuncio del retiro por parte del Ejecutivo del capítulo fiscal de la ley ómnibus, alude a una realidad ineludible: que el Gobierno buscará por diferentes medios cumplir con su objetivo del déficit 0, más allá de la quita del corazón del proyecto. La vía alternativa será un mayor recorte en las transferencias a las provincias, aunque sin cerrar el diálogo con los gobernadores para un replanteo integral del esquema impositivo, y un ajuste adicional en el Estado nacional.

En ese escenario, además, según confirmaron las fuentes consultadas, todo se dará “en lo inmediato”. El capítulo retirado era el eje central de las diferencias con la oposición dialoguista y los gobernadores aliados, en especial por las diferencias alrededor de las retenciones.

En paralelo a ese ajuste, en el Gobierno se muestran dispuestos a discutir un nuevo paquete fiscal con los diferentes bloques. “Escucharemos su oferta”, sostienen. “Nosotros no tenemos apuro para el tratamiento fiscal, pero bienvenido sea”, completan.

“El camino que nos dejaron es el del ajuste”, apuntaban altas fuentes de Gobierno sobre el escenario económico que se abre tras el anuncio del viernes. Por estas horas, y mientras se esperan mayores precisiones técnicas que saldrán desde el Palacio de Hacienda, todo indica que habría un recorte a las provincias a través en las partidas no automáticas y también en lo que referente a distintos fondos específicos que reciben desde las arcas nacionales.

Un indicio de eso había dado en los últimos días el vocero del Gobierno, Manuel Adorni, quien días atrás advirtió que en caso de que el proyecto no se convirtiera en ley, se seguiría con el ajuste de las cuentas públicas. “El ajuste de las cuentas públicas va a incluir el análisis de todas y cada una de las partidas que el Gobierno nacional transfiere a las provincias, en todos los conceptos que se pueda ocurrir”, dijo a mediados de esta semana cuando la hipótesis de máxima del Ejecutivo era sacarla completa.

Luego fue el turno del ministro de Economía, Luis Caputo, quien a través de su cuenta de la red social X consignó: “Hoy mantuve una reunión con el secretario de Hacienda y la subsecretaria de Provincias para delinear todas las partidas provinciales que se recortarán inmediatamente si alguno de los artículos económicos es rechazado. No es una amenaza, es la confirmación que vamos a cumplir con el mandato que nos han dado la mayoría de los argentinos de equilibrar las cuentas fiscales para terminar con décadas de inflación y flagelo económico”.


El posible ajuste a las cuentas de las provincias mantiene en alerta a los gobernadores y a un sector de los legisladores que este sábado se reunieron por zoom para evaluar el escenario general tras el anuncio del viernes.

El año pasado, según un informe del Ieral, de la Fundación Mediterránea, el Tesoro transfirió a las provincias $1,9 billones de manera discrecional. Existen provincias en las que los recursos recibidos desde Nación (automáticos y discrecionales) superan el 90% de sus ingresos totales, como es el caso de Formosa (93%), La Rioja (92%), Catamarca (90%) y Santiago del Estero (90%).

El diálogo por un nuevo paquete fiscal

En el Gobierno, por lo pronto, insisten en la idea de que están abiertos al diálogo con los diferentes sectores. “Estamos dispuestos a discutir un paquete fiscal con los bloques”, dicen y agregan: “Vamos a escuchar ofertas. No tenemos ningún apuro para la cuestión fiscal. Si quieren alivio fiscal, los escucharemos”.

Desde allí también buscan alejarse de la idea de que el posible cese de partidas sea una represalia por no haber cedido en las negociaciones: “No diría represalia, es la única alternativa posible. No es con las provincias. Todos vamos a hacer ajuste”, dijo a una calificada fuente libertaria.

“El camino que nos dejaron es el del ajuste”, apuntaban en el seno del Gobierno, en línea con la postura del comunicado oficial que se conoció poco después de la conferencia de este viernes por la noche. “Se hace hincapié en que habrá que avanzar en el ajuste sobre la política tal como se están ajustando los argentinos debido a que el compromiso del Gobierno con el déficit 0 es inquebrantable”, consignaron.

“Estamos siempre dispuestos al diálogo y el consenso en la medida que los números cierren. Al déficit 0 se va a llegar, el tema es que sea de la mejor manera”, completaban en diálogo con este diario. “Va a haber menos recursos, a diferencia de lo que hubiera pasado si salía la ley completa, entonces todos vamos a tener que ajustarnos”, definían otras fuentes oficiales.

Allí también destacaron el “consenso” alcanzado en lo que tiene que ver con las reformas estructurales que se buscan. “Removimos el obstáculo (sobre el capítulo fiscal). Estamos concediendo para el trámite de la ley. Lo que pase con los números es aritmética”, definían.

El anuncio de la quita del capítulo sorprendió en el final de una semana compleja. La decisión, cuentan fuentes muy cercanas al presidente, la tomó él mismo, el jueves. Cuentan que es considerada internamente como uno de los mejores movimientos que hizo desde que es presidente y que esperan expectantes los próximos que se darán.

Por ahora se los reservan bajo siete llaves. Casi como el anuncio que encabezó Caputo y que terminó de prepararse en el despacho de Guillermo Francos, minutos antes de subir al segundo piso de Balcarce 50 para la conferencia de prensa. Junto a ambos ministros estaban el estratégico asesor presidencial, Santiago Caputo; el titular de la Cámara Baja, Martín Menem; su primo y mano derecha, Eduardo “Lule” Menem, y Lisandro Catalán, segundo de Francos.

Todos ellos acompañaron a Caputo al mensaje en el que se comunicó la decisión que empezó a cerrar una etapa para dar paso a otra, cuyos alcances son por ahora, insospechados. (Fuente La Nación)