• Dólar
  • BNA $817.5 ~ $857.5
  • BLUE $1065 ~ $1065
  • TURISTA $1308 ~ $1308

22 C ° ST 22.31 °

Unión Radio 91.3 en vivo

Informe anticipa que el “frente de la disconformidad” y el “candidato ausente” volvería a ser lo más votado

Los consultores esperan un incremento de la participación del 69,5% que hubo las PASO y advierten que también podría haber votos en blanco y nulos que pasen a los afirmativos.

21 Octubre de 2023 19.10

Según un informe de la universidad Austral, el ausentismo del 29,55% de las PASO fue el más grande desde la vuelta a la democracia en 1983. Siete de cada diez argentinos fueron a votar. De ese total, dos votaron a Javier Milei, un elector y medio, a Sergio Massa y uno, a Patricia Bullrich.

Este cálculo se tomó en base a la proporción de los votos obtenidos bajo el total del padrón electoral nacional (35.394.425 personas). Los resultados que reveló el escrutinio definitivo fueron tomados respecto a los votos afirmativos, sobre los cuales -de forma individual- el libertario sacó el 29,86%, el ministro de Economía, el 21,43% y la exministra de Seguridad, el 16,81%.

La investigación “Análisis histórico del ausentismo en elecciones presidenciales (1983-2023)” concibe ausentes, votos en blanco y nulos. De esa forma, el libertario obtuvo el 21,04%, el ministro de Economía alcanzó el 15,10% y la exministra consiguió el 11,84% respecto de los ciudadanos con capacidad de voto. Es el porcentaje de voto tomado sobre las 35.394.425 personas.

El director del Observatorio de la Calidad Institucional (OCI) de la Universidad Austral, Marcelo Bermolén, le destacó a TN lo siguiente: “El ausentismo le ganó a todos los candidatos, como pasó en las elecciones del 2003. Sobre el padrón electoral nacional, el candidato 'ausente' representa el 29,55%, mientras que Milei, el 21,04% y Massa el 15,10%”.

“Análisis histórico del ausentismo en elecciones presidenciales (1983-2023)” de la universidad Austral.
“Análisis histórico del ausentismo en elecciones presidenciales (1983-2023)” de la universidad Austral.

En esa línea, agregó: “Hay una diferencia histórica del 8,51%. En el 2003, el voto ausente fue del 21,78%, el de Menem, del 19,12% y el de Kirchner, del 17,40%. La diferencia entre el ausentismo y el candidato más votado fue del 2,66% solamente”.

En este trabajo, además, hicieron una comparación entre los frentes políticos y un “frente de la disconformidad” nucleado por el ausentismo y los votos nulos y en blanco. En las PASO, este conjunto alcanzó el 34,31%, lo que también es histórico. En 2015, fue del 29,67% y en 2003, del 23,91%.

En ese sentido, se destacan coincidencias entre las elecciones de 2015 y 2023 en la coyuntura social y en la escasa participación electoral. Sobre los parámetros de ausentismo, voto en blanco y nulo en las PASO de hace ocho años y su incremento en las generales, cabría de esperarse un aumento de participación de votantes de entre un 6% a un 11% del padrón electoral.

Bermolén le advirtió a TN: “Si el parecido de las PASO 2023 con las PASO 2015 se diera también entre la elección general de ese año y la inminente, se espera una franja de electores de entre 2.100.000 y 3.800.000 de potenciales votantes”.

“Análisis histórico del ausentismo en elecciones presidenciales (1983-2023)” de la universidad Austral.
“Análisis histórico del ausentismo en elecciones presidenciales (1983-2023)” de la universidad Austral.

Bajo esa premisa, adelantó que podría tratarse de un escenario de balotaje, como lo fueron los del 2003 y el 2015, más allá de la presentación de los candidatos o no. En 2003, el expresidente Carlos Menem no se presentó a la segunda vuelta contra el exmandatario Néstor Kirchner.

En torno a esa base, Bermolén detalló: “Entre el voto nulo y el emitido en blanco, hay una fracción, tomada en base a la participación de las PASO, que pasaría al voto afirmativo. Se trata de 675.000 votantes que, según las tendencias pasadas, terminarían optando por un candidato”.

Sobre lo mismo, el consultor político Gabriel Slavinsky le expresó a TN: “Tendemos a pensar de acuerdo a otros años que la participación se incrementa de las PASO a las generales. Por lo que abre un escenario desafiante y distinto. Esas millones de personas pueden generar una sorpresa que deba reinterpretarse con el diario del lunes”.

Más participación implica que millones de personas aportan un nivel de incertidumbre adicional. Las campañas hacen un enorme esfuerzo por tenderles un puente para que voten por sus candidatos. Massa los convoca por su historia peronista. Bullrich como anti-K y Milei si quieren representar el enojo o castigo a los políticos”, amplió.

“Análisis histórico del ausentismo en elecciones presidenciales (1983-2023)” de la universidad Austral.

“Análisis histórico del ausentismo en elecciones presidenciales (1983-2023)” de la universidad Austral.

Sobre el escenario de tercios, el consultor apuntó: “Se dio porque las coaliciones confiaron en que continuaría la situación acostumbrada, es decir polarización sin avenidas por el medio. Encorsetaron a la ciudadanía que encontró en Milei un vehículo para castigar y expresar enojo”.

La alternativa llegó por un outsider como en muchos lugares del mundo. La política tradicional con los magros resultados y las promesas no cumplidas dejaron el escenario permeable a opciones provocativas o disruptivas”, continuó.

Por último, Slavinsky hizo un pronóstico de tendencias: “Por ahora votamos en contra de y pensando primero a quien no… esto implica algo así como voto por descarte en más del 50% de la población”.