Buen gesto: sus compañeros de trabajo se raparon para apoyar su tratamiento contra el cáncer

Ocurrió en una fábrica de Rosario. El compañero que debe recibir quimioterapia es el más joven de todos: tiene apenas 23 años.

16 Septiembre de 2021 17.07

La mayoría de las personas pasa tanto tiempo en sus trabajos que muchas veces ve a más a sus compañeros que a su propia familia. Son repetidas las historias de amistades que surgen en los ámbitos laborales, propiciadas fundamentalmente por el tiempo compartido. Por eso no es de extrañar que un grupo de empleados de una fábrica rosarina haya decidido raparse para apoyar a uno de los suyos, quien se encuentra cursando una enfermedad.

Rodrigo, el más joven del plantel de trabajadores de la empresa Innovar, en Rosario y que se dedica a fabricar carrocerías y remolques, perdió cabello debido al tratamiento de quimioterapia al que se somete debido a un cáncer y sus compañeros decidieron acompañarlo de una original manera. Todos se pelaron, para quedar igual que Rodrigo. La imagen del grupo se viralizó rápidamente en las redes sociales y todos destacaron el conmovedor gesto.

Hernán, dueño de la fábrica, contó que “iba a ser algo íntimo, que hicimos entre nosotros”. Sin embargo, ahora que el episodio se amplificó y son muchos los emocionados con el fuerte lazo entre compañeros, deseó que “otras empresas se sumen y hagan algo por el estilo”.

“Se empezó a hacer las quimios más fuertes y no quiso venir porque le daba vergüenza", recordó. "Al otro día cuando llegué, hablé con los chicos y se prendieron casi todos. Nos empezamos a pelar todos juntos, para que sepa que estamos con él en esto y en todos los sentidos”, resaltó.

La mayoría de los 20 empleados de la pequeña empresa de zona sur pasaron por la máquina de cortar el pelo. “Admiro la fuerza que tiene este muchachito”, destacó su jefe.

Además, detalló que el joven tiene lógicamente autorización para faltar tras recibir el tratamiento o volverse a su casa en caso de sentirse mal, pero siempre quiere ir a trabajar. “Todos lo apoyamos. Cuando está mal, cuando está bien. Este equipo de veinte personas es una familia”, resumió Hernán.

Rodrigo en un principio se opuso a que sus compañeras realizaran semejante gesto por él, sin embargo no logró que cambiaran de idea. Con mucha emoción, sus compañeros le demostraron que "no está solo".