Pandemia en Argentina

El año cierra con récord de contagios, vacunación y más de 117.000 muertos

El sello distintivo que marcó al 2021 fue el inicio de la campaña de inmunización y su fuerte aceleración en el segundo semestre. Pero un nuevo crecimiento de casos de coronavirus en diciembre y la aparición de Ómicron abre interrogantes para 2022.

31 Diciembre de 2021 07.27

Hace apenas 40 días nada hacía proyectar un inicio de la tercera ola de coronavirus tan violento, pero la llegada de la variante Ómicron modificó los planes de un verano tranquilo en la Argentina. En menos de un mes los contagios crecieron casi 1250% y subió un 63% la ocupación de camas de terapia intensiva con pacientes con diagnóstico Covid-19 positivo.

Gracias a que más del 84% de la población recibió al menos una dosis de la vacuna contra el coronavirus, los fallecimientos crecen a una velocidad menor, pero por las características de la enfermedad recién en la primera quincena de enero podrá confirmarse el alcance de la campaña de inmunización.

Así, 2021 cierra como el segundo año de la pandemia con números en alza, que empiezan a requerir atención. Muchos distritos suspenden eventos masivos y en su mayoría implementan el pase sanitario.

En el sistema de salud vuelve la preocupación y el temor a que la suba de contagios, como pasó en las dos olas anteriores, derive en una mayor ocupación de camas de terapia intensiva.

Qué paso en 2021 con los contagios de coronavirus

En el comienzo del verano de 2021 se registró un rebrote de contagios y si bien recién se daban los primeros pasos de la campaña de vacunación, la situación requirió de atención, pero no fue necesario volver a una etapa de aislamiento social.

Recién con la llegada del otoño y un avance menor al proyectado para la vacunación el estado epidemiológico de la Argentina se fue complejizando y la segunda ola irrumpió a mediados de abril. Fue entonces que para muchas actividades se volvieron a incrementar las medidas de cuidado y el Gobierno decretó una nueva cuarentena.

Desde el pico de la segunda ola, con 41.080 casos reportados el 27 de mayo, los contagios comenzaron una curva descendiente, con leves movimientos en lo que se conoce como serrucho, especialmente en los fines de semana, cuando se demora la carga de datos en el SISA (sistema de información sanitaria de la Argentina), hasta diciembre, cuando sorprendió una tercera ola.

Llegada de la tercera ola: exponencial crecimiento de contagios en diciembre 2021

Desde el inicio del último mes del año los contagios de coronavirus comenzaron a subir, pero a partir del 21 de diciembre el crecimiento fue exponencial, en un solo día casi se duplicaron y solo bajaron durante el 25 y 26 debido a los festejos de Navidad y la demora de carga de datos. Por eso, para tener real dimensión de la situación, se comparan los promedios diarios cada siete días. Mientras que en la primera semana de diciembre esa cifra era de 1883 nuevos contagios cada 24 horas, a fin de mes subió a 25.398, es decir que se registró un crecimiento de casi 1250%, se multiplicaron por 13.

Crecimiento de casos y de muertes en 2021

En la primera y segunda ola, la suba de fallecimientos acompañó al crecimiento de contagios. Mientras que en la primera ola el pico de contagios diarios fue de 18.326, el 21 de octubre; en la segunda trepó hasta 41.080, el 27 de mayo. Es decir que el crecimiento alcanzó el 124,16% en la comparación del máximo entre ambas.

Por las características de la enfermedad, entre diez y 14 días después del registro máximo de casos crecen las internaciones en terapia intensiva y en forma paralela, las muertes. Así, 12 días después del pico de la primera ola se registró un máximo de 479 muertes en noviembre; la misma cantidad de días después del pico de la segunda, el 8 de junio de 2021, se llegó a 733. Si bien el máximo diario se informó el 22 de junio, con 792, en esa cifra se sumó la demora de carga de datos de un fin de semana largo.

Comparando los promedios semanales, en la semana 23 se registró el más alto, con 582 fallecimientos cada 24 horas, una semana después de marcarse el récord de contagios. El 14 de julio, la Argentina superó las 100.000 muertes, seis meses después se reportaron 117.146 decesos.

En el inicio de esta tercera ola, todavía no crecieron las muertes al mismo ritmo, pero aún es pronto para confirmar que así se mantendrá la tendencia o si se podrá revertir la suba en de casos y muertes que se registraron entre el primero y el segundo año de la pandemia.

Cuáles son las diferencias entre las tres olas de coronavirus

Cuando a fines de agosto de 2020 los casos comenzaron a subir, todavía no había vacunas en ningún lugar del mundo; la única herramienta para enfrentar la enfermedad era el aislamiento; el sistema de salud estaba estresado y el Gobierno buscaba sumar camas de terapia intensiva.

Para cuando a fines de marzo de 2021 volvieron a subir los contagios la Argentina había comenzado la campaña de vacunación de los adultos mayores y de las personas con factores de riesgo, pero fue necesario un nuevo aislamiento para ganar tiempo y acelerar la inmunización. A diferencia de las anteriores, el inicio de esta tercera ola encuentra al 84,2% de la población vacunada con una dosis; al 71,4% con dos y al 11,1% con tres. Además, hay un amplio margen en la disponibilidad de camas UTI, pero el personal está totalmente agotado.

El avance de la vacunación explica en gran medida la diferencia en la cantidad de fallecidos durante las tres olas.