• Dólar
  • BNA $147.25 ~ $155.25
  • BLUE $278.00 ~ $282.00
  • TURISTA $242.55 ~ $255.75

31 C ° ST 29.09 °

Unión Radio 91.3 en vivo

Fiestas marianas: “Madre del Valle, queremos acogerte en lo más íntimo y querido de nuestro ser”

Así lo pidió Mons. Urbanc en la Misa Solemne de esta mañana.

01 Mayo de 2022 13.28

En la mañana del domingo 1 de mayo, el obispo diocesano, Mons. Luis Urbanc, presidió la Misa Solemne conmemorando el 131° aniversario de la Coronación Pontificia de la Imagen de la Pura y Limpia Concepción del Valle.

las festividades en honor a Nuestra Madre del Valle, en el altar mayor de la Catedral Basílica y Santuario Mariano, concelebrada por sacerdotes de clero catamarqueño, tanto de Capital y como de parroquias del Interior de la diócesis.

La ceremonia se llevó a cabo con la participación de fieles devotos y peregrinos, que colmaron el Santuario mariano para tributarle honores a la Madre Morena.

En su homilía, el Obispo expresó que “Nuestro Señor Jesucristo en la sexta bienaventuranza proclama 'dichosos a los que tienen el corazón puro porque verán a Dios' (Mt 5,8). No temo equivocarme que sobre los que vienen a honrar a María recae esta bienaventuranza, ya que la Virgen María estuvo presente en la Encarnación, en el Nacimiento, en el primer milagro en Caná, en la Pasión y en la Muerte de Jesucristo, recibió con los apóstoles al Espíritu Santo en Pentecostés, y hoy sigue activa llevando a todos los fieles a su Hijo”. 

virgen misa solemne 1

Luego destacó “algunas razones para crecer en el amor a la Madre de Dios, porque cuanto más recurramos a ella, más Ella podrá ayudar al ser humano en su camino al Cielo”.

“Domingo del compartir"

En otro tramo reflexionó acerca del “Domingo del compartir”, que se realiza en este tercer domingo de Pascua y lo será en los años siguientes.

“Elegimos esta jornada para rezar, reflexionar y concientizar sobre cómo se sostiene la obra evangelizadora de la Iglesia y sobre cómo contribuye el aporte de los fieles a esta tarea”, manifestó, e invitó a que “de un modo especial, este Domingo agradezcamos que, en medio de las situaciones difíciles que estamos atravesando, hay mucha gente que, con su aporte económico, sostiene la misión de la Iglesia. No es pecado hablar del dinero en las comunidades y de cómo lo administramos”.

“En el contexto luminoso y esperanzador de la Pascua -continuó-, triunfo de Cristo sobre la muerte y el pecado con su Resurrección, es muy oportuno asumir que nuestras comunidades y la misión de la Iglesia se sostienen con el aporte de todos los bautizados”.

En este sentido, detalló que el “Programa de Financiación Eclesial (Programa FE) está compuesto por las 67 Diócesis, 2.906 Parroquias y los 34 Seminarios de nuestro país, siendo una plataforma digital de donaciones donde, de diversas maneras, se puede sostener la misión de la Iglesia Argentina en general, las diócesis y las parroquias en particular”.

Sinodalidad

“No querría dejar de mencionar, al menos, la tarea sinodal en la que estamos embarcados desde el año pasado, que es todo un estilo que debemos afianzar en nuestro modo de ser Iglesia y que, a su vez, nos está ayudando a preparar a toda la Diócesis de Catamarca para la tan esperada Asamblea Diocesana que finalmente pudimos fecharla para el 1/10/2022. ¡Que la Santa Madre de Dios nos ayude a hacer bien los deberes y a preparar nuestros corazones a participar con entusiasmo!”, señaló en alusión a este tiempo de sinodalidad convocado por el Papa Francisco.

El trabajo, una bendición de Dios

“Antes de escrutar un poco en los textos bíblicos proclamados, quiero saludar y comprometer nuestra oración por todos los trabajadores y trabajadoras de nuestra Provincia”, afirmó, a la vez que rogó “a san José Obrero, nuestro padre providente, que interceda ante el Buen Padre Dios para que a todos nos guste trabajar y valorar el trabajo como una bendición de Dios; que, quienes tienen la posibilidad de dar trabajo, lo hagan con generosidad y justicia y que todos sepamos cuidar el trabajo que tenemos”.

Hacia el final de su predicación se dirigió a la Virgen: “Querida Madre del Valle, llamarte Madre es lo más grande y bello que aprendimos para dirigirnos a Ti… Por eso queremos acogerte en lo más íntimo y querido de nuestro ser. Recíbenos, Tú, como hijos, como hiciste con el Hijo de Dios. Cuídanos, búscanos, guíanos, corrígenos, anímanos y enséñanos, junto a José a amar a Dios y a nuestros hermanos, en especial, a los que más nos hacen sufrir. Que seamos muy conscientes que Dios nos predestinó a ser sus hijos adoptivos por medio de Jesús, para alabanza de la Gloria de su Gracia, conforme a la Esperanza que tenemos en Cristo, según el previo designio del que realiza todas las cosas conforme a su eterna y santa voluntad (Ef 1,11-12)”.

Antes de la bendición final, toda la asamblea rezó la oración de Consagración a la Virgen del Valle y la alabó con el canto, vivas y aplausos.