Finalmente Garbarino bajó sus persianas en Catamarca

14 Julio de 2021 13.24

La cadena de electrodomésticos bajó definitivamente sus persianas en la provincia y de esta manera, el local ubicado en la peatonal cerró y, por lo tanto, la situación de los doce empleados y el gerente del local, es delicada.

No obstante la decisión de la firma, los trabajadores no pierden las esperanzas y mantienen la medida de fuerza, acompañados por el gremio que los nuclea, quien desde el inicio de la medida que comenzó el pasado 8 de Julio, procura que se les abonen los haberes adeudados. Recordemos que la firma tiene pendiente el pago de los meses de Abril, Mayo, Junio y el aguinaldo.

En este punto, Roberto González, titular del Centro de Empleados de Comercio sigue sosteniendo que la realidad de este grupo de trabajadores "es crítica", sobre todo porque los fondos para abonar losa salarios atrasados nunca les llegaron, a pesar que Nación giró los fondos para la empresa. En este sentido, el dirigente detalló "el Gobierno ayudó con 8 millones de pesos a Garbarino para que se paguen los sueldos de los compañeros y no lo hicieron".

El cierre del local aconteció el lunes, según lo indicado por González y esto habría sido por orden "del señor Rosales, que es el dueño de la firma". En cuanto a los pasos a seguir, los empleados, asesorados por el gremio, van a realizar una exposición policial para de esta manera tener respaldo y poder comenzar con los trámites judiciales de rigor ante la pérdida de su fuente laboral.

El cierre del local catamarqueño, se suma a la larga lista de sucursales que a lo largo del país fueron cerrando debido a la grave crisis económica que afecta a la empresa de electrodomésticos, lo que ya derivó en protestas y reclamos de los trabajadores, quienes, tal como planean hacer los de Catamarca, seguirán por la vía legal para lograr les salden todos los salarios y compensaciones pendientes.

La Federación Argentina de Empleados de Comercio y Servicios (Faecys) mantiene en estos momentos una nueva audiencia de conciliación, para de esta manera lograr destrabar el pago de los salarios de los trabajadores de todas las sucursales que ya cerraron.

Crisis nacional

A medida que pasan los días y se dilata la posible entrada de inversores, la crisis de Garbarino se profundiza y escala el conflicto gremial, a la espera de definiciones de parte de la empresa, que, según los empleados, "no da señales sobre su futuro", como tampoco el gremio.

Este lunes, empleados del grupo que quedaron en la calla en Buenos Aires, marcharon a la puerta de la Dirección Nacional de Relaciones del Trabajo, ubicada en Callao al 100, para visibilizar sus reclamos, que incluyen denuncias por falta de pago de salarios y aportes previsionales. 

En la sede de de ese organismo, que depende del Ministerio de Trabajo que encabeza Claudio Moroni, le pidieron al Gobierno nacional que intervenga y que "alguna autoridad dé una respuesta"sobre la continuidad de las 3800 fuentes laborales en juego.

Desde ahí, se movilizaron hasta el Obelisco, con pancartas y banderas, y cortaron la intersección de la 9 de Julio y Corrientes. El Sindicato de Comercio informó que continuará con su plan de lucha, hasta tanto no haya una solución. No obstante, los empleados de la empresa están disconformes con la actuación del sindicato que conduce Armando Cavalieri, quien hace un año bendijo el ingreso de Rosales como accionista.