Seguridad en los puestos de testeos

Los centros de testeos porteños funcionan con un refuerzo de seguridad luego de la agresión a un médico

Las autoridades de la Ciudad de Buenos Aires reforzaron la seguridad en todos los puestos de testeos

.
. .

26 Diciembre de 2021 13.57

A raíz de la grave agresión que sufrió un médico del hospital Santojanni, las autoridades de la Ciudad de Buenos Aires reforzaron la seguridad en todos los puestos de las Unidades Febriles de Urgencia (UFU). El jefe de Gabinete del gobierno porteño, Felipe Miguel, aseguró que los 20 centros de testeos instalados por la pandemia del coronavirus cuentan con un oficial de seguridad, ya sea un representante de la Policía de la Ciudad o un integrante de seguridad privada.

“Las UFU ya están funcionando con normalidad y con un refuerzo de seguridad”, aseguró el funcionario. Y señaló que en el transcurso del sábado se realizó la denuncia policial por la agresión que sufrió el viernes pasado el médico Oscar Swarcman, responsable de la UFU del hospital Santojanni.

El médico sufrió la fractura del tabique nasal a raíz de un golpe de puño en el rostro, propinado por un hombre que se encontraba haciendo la cola para someterse a un testeo de Covid-19.

La investigación del ataque quedó en manos del Ministerio Público Fiscal porteño. Aún no se pudo identificar al agresor, pero desde el sábado y primera hora del domingo ya se realizan las tareas de análisis para poder dar con su paradero.

“Se habló con el médico, la conducción del hospital y se hizo la denuncia”, declaró Felipe Miguel.

El médico agredido analizó el escenario: “Las situaciones de violencia vienen incrementando desde hace ya un tiempo. La gente viene cada vez más nerviosa. Se incrementó mucho la demanda de testeos. Veníamos de una demanda de entre 100 y 200 diarios y nos estamos encontrando con una demanda de 500 diarios ahora”.

”Empezamos la atención a las 7.30, antes de lo previsto, pero el tema es que éramos tres médicos nada más”, agregó

El problema se inició cuando los profesionales de la salud informaron a la gente que realizaba la cola que no harían más testeos en el transcurso de la jornada.

”La violencia empezó a crecer hasta que los médicos y las enfermeras se atrincheraron con la gente de seguridad privada del hospital tratando de evitar que esta gente rompa la entrada del UFU”, describió Swarcman.

A raíz de este suceso, la Asociación de Médicos Municipales de la Ciudad de Buenos Aires (AMM CABA) anunció un paro por tiempo indeterminado de los profesionales de la salud hasta tanto no se reforzaran las medidas de seguridad en cada centro de testeo.