Camino a la Beatificación

Magistral disertación sobre la familia Esquiú desde la mirada de la Genealogía

22 Julio de 2021 13.46

En la noche del miércoles 21 de julio, se llevó a cabo la segunda conferencia del ciclo “Esquiú desde lo profundo”, destinada a ahondar en la vida y la obra de Mamerto Esquiú, el fraile franciscano que el próximo 4 de septiembre será proclamado beato en Piedra Blanca,su tierra natal.

En esta ocasión, el tema versó sobre “La familia de Mamerto Esquiú. Una mirada desde la Genealogía”, abordado por el Mgter. Marcelo Gershani Oviedo, historiador, investigador y especialista en Genealogía, quien al decir los participantes “deslumbró” con su magistral exposición.

La propuesta contó con una importante cantidad de participantes de distintos lugares del país: Viedma, Bariloche, Córdoba, Tucumán, San Juan, Pilar, Buenos Aires, El Siambón, Tucumán, Catamarca, San Fernando del Valle de Catamarca y localidades del interior provincial, entre otros. 

También se destacó la presencia de  reconocidos estudiosos de la disciplina genealógica como Javier Berdini, de la Academia Argentina de Genealogía y Heráldica; integrantes del Centro de Estudios Genealógicos y Heráldicos de Catamarca; historiadores, legisladores, periodistas, comunicadores sociales y público en general.

La conducción y moderación estuvo a cargo de los comunicadores sociales Mariana Ventrice y Álvaro Barrionuevo.

De forma amena y con solvencia, el joven investigador apeló a recursos didácticos para llegar a la audiencia, que se conectó a través de la plataforma zoom o siguió la transmisión en vivo por las redes sociales Beatificación FME y Prensa Obispado Catamarca. 

Abrió su exposición con imágenes del “Monumento a la familia Esquiú y Medina”, obra de Fabián Martinena y Laurent Chifolleau, que inmortaliza escena de la vida familiar, ubicado a la vera de la ruta provincial N° 1 en el ingreso a la Capilla del Rosario, departamento Fray Mamerto Esquiú.       

Su repaso por la historia familiar de Mamerto de la Ascensión Esquiú comenzó con el genearca -persona que es la cabeza de una familia que deja una nutrida descendencia-, en este caso don Santiago Esquiú, padre de Mamerto. Comentó que éste era oriundo de Monzón, Barcelona, Principado de Cataluña, España; y fue reclutado por las fuerzas del rey como soldado, llegando a América en 1811. En su enfrentamiento con el Ejército Patriótico fue tomado prisionero por Martín Miguel de Güemes; y llegó a la zona de Ancasti, Catamarca, a raíz de un problema de salud.

Por las descripciones del diario familiar se deduce que era agricultor. Luego de un matrimonio anterior -contraído en 1820-, en 1822 se casa con María de las Nieves Medina, con quien tuvo seis hijos: María Rosa Ramona (1823), Mamerto de la Ascensión (11 de mayo de 1826), Odorico Antonio (1828), Marcelina de Jesús (1830), Justa Pastora (1832) y Josefa de Jesús (1836). 

En otro tramo de su charla resaltó la pertenencia de la familia Esquiú a la Tercera Orden Franciscana y su devoción a su fundador: San Francisco de Asís, esto demuestra la fuerte presencia de la Orden Franciscana en la Catamarca del siglo XIX. Este dato puede hacer suponer otro motivo por el cual Mamerto vistió el hábito franciscano desde niño, reforzando la razón de su problema de salud siendo pequeño.

Siguiendo con el relato, mencionó el importante rol que tuvieron la abuela y la tía maternas de los niños Esquiú, doña Paula Medina de Medina y Francisca, -a quienes llamaban 'Madre Señora' y 'Mamita', respectivamente-, luego de la muerte de doña María de las Nieves Medina.

Al referirse a cada uno de los hermanos, Gershani Oviedo señaló que Odorico fue una figura fundamental en la vida de Mamerto, “el único en este mundo que comprende mi dolor y se compadece de mí. Es el hermano más tierno, el amigo, el bienhechor más generoso”, escribía el fraile en sus memorias.

Rosa y Marcelina murieron solteras, habiendo cumplido roles importantes en la familia Esquiú, esta última en la casa de Odorico, radicado en Salta.

De la documentación se desprende que sus otras hermanas, Justa era “fabricante de telas” y Josefa, “costurera”. Ambas se casaron el mismo día, la primera con Facundo Iturres -tío abuelo del prestigioso médico catamarqueño Carlos Malbrán- y la segunda con Agustín Delgado. A la casa del matrimonio Esquiú Delgado, en la localidad de La Puerta, solía ir Mamerto en busca de paz y descanso.

Siguiendoel hilo de su exposición, el investigador contó sobre el último almuerzo que compartieron juntos todos los hermanos Esquiú, en el que degustaron 'sopa, un guiso de gallina con arroz y uvas de postre', aquel mes de marzo de 1880, en La Chacarita de los Padres, siendo convidados los sacerdotes franciscanos.

El 20 de octubre de ese mismo año, el padre Mamerto bautizó a su sobrina nieta María Eloísa de la Vega -nieta de Justa Pastora Esquiú-, fue la última ceremonia que celebró en Catamarca antes de partir hacia Córdoba para ser consagrado Obispo y asumir el gobierno eclesiástico de esa diócesis. 

La amena charla fue matizada con documentación histórica y detalles anecdóticos que atraparon a la audiencia, ávida de conocimiento acerca del humilde fraile franciscano, Obispo de Córdoba. Esto último se evidenció en el momento de las preguntas formuladas por los asistentes.

Como corolario de este encuentro formativo, fraterno y de comunión, se rezó al unísono la Oración por la Beatificación de Mamerto Esquiú.

Cierre del ciclo

Esta propuesta del Área de Prensa y Difusión de la Comisión organizadora de la Beatificación de Esquiú culminará el próximo miércoles 28 de julio, desde las 20.00,con el tema “Las virtudes de Esquiú. Anécdotas desde lo cotidiano”, que estará a cargodel Prof. Mario Daniel Vera, historiador e investigador, y fray Pablo Reartes, vocero de la Comisión Diocesana organizadora del evento eclesial.