Schwartzman debutó con una sólida victoria en Barcelona

No le dio opciones a su rival, el estadounidense Mackenzie McDonald, 51°, a quien derrotó por un claro 6-2 y 6-2.

.
. .

19 Abril de 2022 16.46

Dos sets y menos de una hora y media de juego necesitó Diego Schwartzman para firmar su primera victoria en el ATP 500 de Barcelona. El Peque, 15° del mundo, jugó un gran partido y no le dio opciones a su rival, el estadounidense Mackenzie McDonald, 51°, a quien derrotó por un claro 6-2 y 6-2.

Así, se metió en los octavos de final, donde chocará con el italiano Lorenzo Musetti (68°), vencedor de Sebastián Báez en la primera ruda y quien este martes derrotó por 6-4 y 7-6 (10-8) al británico Daniel Evans.

Schwartzman, que como sexto favorito quedó libre en la ronda inicial, dominó el juego ante un adversario que no lo pudo lastimar y que cometió demasiados errores, en especial en sus games de saque. Es más, el estadounidense cedió 18 break points, de las cuales el porteño convirtió siete, tres en el primer set y cuatro en el segundo, para sellar el triunfo sin grandes problemas.

El punto más flojo de su juego fue el servicio: tuvo una efectividad de 61 por ciento con el primero y de 44 por ciento con el segundo y sufrió tres quiebres. Pero su victoria nunca estuvo en peligro.

Schwartzman se adelantó 4-1 en el primer set y aunque su rival achicó la distancia con un break (2-4), el Peque le robó una vez más el saque en el juego siguiente y luego cerró el parcial. Algo similar ocurrió en el segundo. El argentino se puso 3-0 con un doble quiebre y luego se sucedieron cuatro games en los que ninguno pudo sostener el saque. Pero el Peque llegó al octavo juego con el marcador 5-2 a su favor y pudo sellar el pase a octavos con tranquilidad.

"Tengo muchas cosas por mejorar para la siguiente ronda", afirmó el argentino. "No saqué demasiado bien y cometí bastante errores en el inicio. En el segundo set jugué a mejor nivel, pero me equivoqué mucho y le di la chance de volver a meterse en partido con el 4-2. Sin embargo, aproveché la oportunidad e hice un buen juego final".

El porteño viene de hacer un gran papel en el Masters 1000 de Montecarlo, en el que llegó a los cuartos de final y se despidió al caer ante el griego Stefanos Tsitsipas, luego campeón, en un intenso encuentro a tres sets.

Finalista este año en Buenos Aires (perdió con Casper Ruud) y en Río de Janeiro (con Carlos Alcaraz), Schwartzman quiere sumar su primer título del año sobre el polvo de ladrillo de Barcelona, un certamen en el que nunca pudo superar los cuartos de final. Alcanzó esa ronda el año pasado, en su tercera participación en el evento, y fue eliminado por el español Pablo Carreño Busta.

El Peque, que no tuvo un buen paso por Indian Wells y Miami (derrotas en segunda y primera ronda, respectivamente), quiere seguir agarrando ritmo de cara a las dos citas de la gira europea de canchas lentas en las que defiende más puntos: el Masters 1000 de Roma, donde pondrá en juego 300, la mitad de los que consiguió por la final de 2020 (todavía válidos por el sistema de ranking que se implementó durante la pandemia), y Roland Garros, donde defenderá los 360 que aún tiene por la semifinal de ese mismo año.

"La semana pasada tuve la oportunidad de llegar a las semifinales de Montecarlo. Estuve muy triste tras el partido ante Tsitsipas. Pero al final ganó el torneo, así que perdí ante el campeón. Tuve la oportunidad de llegar a la penúltima ronda de un Masters 1000 y eso es la parte positiva de la semana pasada. En esta ya he logrado ganar un partido", analizó el porteño.

Y agregó: "Por ahora, la temporada de arcilla es muy buena para mí. Tengo que seguir mejorando algunas cosas pero si sigo en esta línea tendré la opción de ganar muchos partidos en esta gira de canchas lentas".