Según Martín Guzmán

La frágil economía frena la decisión de nuevas restricciones ante la suba de casos

El ministro Guzmán asegura que la Argentina no está en condiciones de un confinamiento. Mientras el gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof, insiste en cierre de actividades, el jefe de Gobierno porteño se opone a ese camino.

04 Abril de 2021 08.23

El presidente Alberto Fernández insistió en la necesidad de un trabajo coordinado entre los gobiernos de la Ciudad y de la Provincia de Buenos Aires para moderar el alza de casos de coronavirus en el área metropolitana, mientras ambas jurisdicciones mantienen posiciones divergentes sobre las medidas a tomar con ese objetivo.

Mientras tanto el ministro de Economía, Martín Guzmán, aseguró anoche que la Argentina no resiste una nueva cuarentena de confinamiento. El primer mandatario, quien ya había dialogado sobre la situación epidemiológica con el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, se reunió esta tarde por videoconferencia con el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, para tender puentes entre los distritos que controlan el Área Metropolitana de Buenos Aires.

Como trasfondo de estas reuniones se encuentra el alza sostenida de casos de coronavirus. Ayer, en medio de un fin de semana largo, se superaron los 10.300 casos positivos y el martes pasado el registro se elevó por encima de los 16 mil, la cifra más alta en lo que va del año.

Respecto del encuentro, que se extendió durante 15 minutos, Fernández y Rodríguez Larreta compartieron su “preocupación” y coincidieron “en la necesidad de trabajar junto al gobernador de la Provincia de Buenos Aires para coordinar políticas y esfuerzos que permitan superar con éxito este momento”.

En ese sentido, el Jefe de Estado dijo que “el trabajo coordinado de Caba, PBA y el Estado nacional se torna indispensable”.

“Ambos compartimos la preocupación por garantizar el dictado de clases. Aun así, acordamos observar con atención cómo evoluciona la situación epidemiológica en las aulas, siempre preservando la salud de nuestros niños y niñas a la hora de educarse”, destacó Fernández.

Tanto desde la Presidencia como desde la Jefatura de Gobierno se ponderó que la campaña de vacunación en la Ciudad haya avanzado con los mayores de 80 años “minimizando así el riesgo de quienes representaron hasta aquí más del 20% de la letalidad registrada”.

Sin embargo, sobre la continuidad de la inmunización de adultos mayores, Larreta le expresó al Presidente “su preocupación por acelerar” ese proceso, teniendo en cuenta que en la Ciudad “reside un mayor porcentaje” que en otras jurisidicciones.

Rodríguez Larreta insistió así en un planteo que viene realizando desde hace algunas semanas para modificar el criterio de distribución proporcional de vacunas que tiene el Gobierno nacional y que está regido por la población total de cada jurisdicción.

“Ante la inquietud, propuse analizar la posibilidad de involucrar al Pami en la aplicación de las vacunas”, respondió el Presidente.

Aunque tanto Alberto Fernández como los funcionarios de la Ciudad destacaron la vocación de trabajo conjunto, la mirada sobre los pasos a seguir, por ahora, es heterogénea.

Mientras tanto, desde el Gobierno provincial explicaron a Télam que la posición expuesta por Kicillof durante el diálogo con el Presidente no varió sustancialmente respecto de las declaraciones públicas realizadas en los últimos días por los dos encargados de la salud pública de esa jurisdicción, Daniel Gollán y Nicolás Krepak.

Ambos han dicho que la situación es “preocupante” y que se evaluaba profundizar las medidas adoptadas durante esta semana, cuando más de 100 municipios de la Provincia pasaron a estar en fase 4.

“Hay un alto porcentaje de crecimiento de casos en pocos días. Todavía no se sabe cómo ni desde cuándo, pero todo indicaría que vamos a una restricción intensa para pisar la curva y darle tiempo a la vacunación, que además está dando muy buenos resultados”, explicaron fuentes de la gobernación.

Martín Guzmán señaló que “hoy la economía no podría soportar una cuarentena estricta” como la que se implementó en marzo de 2020.

“Desde el punto de vista de las restricciones de circulación, va a ser otra historia”, prosiguió el ministro, quien afirmó que ahora “la economía está diseñada, preparada, funciona con circulación. Entonces por más que haya pandemia el efecto sobre la economía es menor”. “Fijémonos en lo que está pasando ahora: todavía estamos en pandemia. Pero llevamos nueve meses consecutivos de actividad económica creciendo. Lleva una mejora en la gran mayoría de los indicadores”.