Inseguridad violenta

Barrio Eva Perón: Apuñalaron a un delivery y le robaron su dinero y el celular

Es el segundo hecho de sangre en el barrio Eva Peron en menos de 24 horas. Por el momento no hay personas arrestadas.

15 Noviembre de 2021 22.46

Gustavo Gabriel Olea, de 26 años, denunció en la madrugada de hoy, en la Unidad Judicial N° 7, haber sido víctima de un violento robo cuando cumplía con su trabajo de delivery de una casa de comida. El joven repartidor fue atacado a golpes de puño con un hierro y apuñalado en dos ocasiones con un cuchillo tramontina a la altura de la zona costal izquierda.

LA UNIÓN pudo saber, a través de voceros judiciales, que el violento robo ocurrió pasadas las 00.30, cuando se dirigió al barrio Eva Perón, donde debía realizar la entrega de un pedido.

Olea se desempeña como delivery de la rotisería QuieroUno, sita en avenida Los Terebintos y calle Maipú Norte. En circunstancias de dirigirse a entregar un pedido en calle Antofalla, a la altura de la gomería “Checho”, fue, según su relato ante los investigadores, interceptado por un sujeto al que identificó con el nombre y apellido M.S. ?solo se pondrán sus iniciales para no entorpecer la investigación penal-, así como por otros individuos que lo “tiraron” de la moto, agrediéndolo a golpes de puño, con la clara intención de quitarle la riñonera que llevaba consigo. La víctima intentó defenderse, pero, en un determinado momento, los agresores lograron sustraerle la riñonera con la recaudación que ascendía a $6600 y un teléfono celular marca Samsung modelo J2.

Tras apoderarse de esta, los delincuentes escaparon y Olea persiguió a S. hasta  un domicilio ubicado a la vuelta del lugar en que ocurrió el atraco. Allí logró darle alcance y recuperar la riñonera. Sin embargo, al revisarla, estaba vacía. Al mismo tiempo, la víctima denunció haber sido atacada por familiares del delincuente, quienes lo agredieron a golpes de puño y con un pedazo de hierro por distintas partes del cuerpo, sufriendo, además, dos puntazos a la altura de la zona costal izquierda. Como pudo, se retiró del domicilio y se dirigió a una Unidad Judicial, donde denuncio el hecho y fue asistido por una ambulancia del SAME.