Cámara Penal N° 2

Crimen del Santa Marta: Declaró el imputado Joaquín Zárate y dijo que “fue un accidente”

El joven debe responder por el homicidio de Juan de la Cruz Pacheco. Al igual que los testigos, sostuvo ante los jueces que el disparo fue accidental. Hoy, las partes expondrán los alegatos y el tribunal dictará el veredicto de sentencia.

Foto: Cesar Gómez/La Unión.
Foto: Cesar Gómez/La Unión.

24 Noviembre de 2021 12.25

En la segunda audiencia del juicio oral y público que tiene en el banquillo de los imputados a Joaquín Zárate Acevedo, desfilaron en el recinto de la Cámara Penal N° 2 los últimos tres testigos citados para el plenario. Antes de finalizar la audiencia, el imputado declaró y dio su versión del hecho.

Cerca de las 10.00 de la mañana, los jueces del tribunal se constituyeron en la sala y reanudaron el debate, que inició el martes.

Laura Tapia y Sandra Altamiranda fueron dos vecinas, que declararon ayer, de la casa de la familia Zárate Acevedo, ubicada en el barrio Santa Marta, donde en abril del año pasado, Juan de la Cruz Pacheco murió, luego de recibir un disparo de arma de fuego mientras compartía en una fiesta.

Si bien las mujeres no aportaron datos nuevos a la causa, coincidieron en señalar que aquella noche escucharon y vieron a su vecina salir corriendo de la casa pidiendo auxilio.

“Escuché un estruendo, como un cohete, y salí a la calle a ver porque mi hijo había salido para la despensa. Allí la vi -por la vecina- que pedía auxilio y decía “lo mató, lo mató”, pero no sé a quién se refería. La otra testigo, en la misma línea de ideas, recordó que vio un auto afuera de la casa donde ocurrió el hecho, y luego, a su vecina cerrar el portón diciendo “no te vas a ir de aquí”.

Seguidamente, ingresó a la sala el tercer testigo, hermano de la víctima, quien se quebró ante los jueces al recordar lo sucedido la noche del homicidio. El testigo aclaró que no estaba en el lugar, pero acudió de inmediato cuando le avisaron y habló con las personas que estuvieron en la fiesta y todos les dijeron que fue un “accidente”. “No había ningún problema entre las familias”, expresó el testigo.

Finalmente, antes de terminar la audiencia, el abogado Roberto Mazzucco pidió que se escuche a su asistido. Fue así que Joaquín Zárate Acevedo contó su versión, repitiendo una y otra vez que “fue un accidente”.

En relación al arma, dijo que la bajó en la fiesta porque sus primos casaban y quería que la vieran para saber qué hacer con ella. 

“Todos me la pidieron al arma, todos la querían ver. Hasta Pacheco la manipuló” expresó.
Luego de escuchar al imputado, los magistrados resolvieron pasar a un cuarto intermedio para hoy a las 9.00 de la mañana, momentos en que se escucharán los alegatos de las partes y luego, posiblemente, el veredicto de sentencia por parte del tribunal.