Delitos aberrantes

Familiares y vecinos prendieron fuego la precaria vivienda de un supuesto abusador

Ocurrió el fin de semana, en el barrio Pozo de Choya, en el norte de la Capital. Al momento del siniestro, el propietario del lugar, un hombre de 69 años, sindicado como el autor del abuso sexual a una niña de 7 años, no estaba en el lugar. Más tarde, se presentó en la comisaría, pero por orden judicial no fue arrestado.

15 Noviembre de 2021 01.05

Una precaria construcción de nylon de tarimas fue el sábado a la siesta reducida prácticamente a cenizas por un grupo de vecinos porque el propietario, vecino del lugar, supuestamente había abusado sexualmente de una vecina de siete años. El hecho fue denunciado en la Unidad Judicial N° 8 e investiga el hecho el fiscal Federico Maturano.

LA UNIÓN pudo conocer que pasadas las 14.00 horas del sábado, efectivos del grupo especial Tigre de la Policía de la Provincia debió concurrir a calle Lucas Barrionuevo y Félix Avellaneda, donde se estaba prendiendo fuego un “ranchito”.

Al arribar, los uniformados encontraron a un grupo de más de diez personas, entre ellos había una mujer, quien dijo ser madre de una pequeña de siete años, los datos personales se reservan para resguardar a la víctima, a quien el propietario de dicha propiedad de 69 años de edad, al que conocen en el barrio como “Enrique Luis”, había abusado de su hija.

La situación llevó a que un grupo de familiares y vecinos de la niña decidieran reunirse y dirigirse a la casa del supuesto abusador, la que quemaron, consumiendo las llamas prácticamente toda la estructura.
Ante el siniestro, los efectivos a cargo del procedimiento convocaron al personal de Bomberos para que sofocaran las llamas, registrándose cuantiosos daños materiales en la construcción como así también en las pertenencias del damnificado.

Al lugar arribó luego el sumariante de la Unidad Judicial N° 8, quien le había receptado la denuncia a la madre de la niña que, según trascendió, habría decidido tomar “la justicia por manos propias” en razón que, a pesar de sindicar al supuesto autor, la Justicia no había ordenado su arresto.
Mientras el personal judicial trabajaba en el lugar del hecho, aproximadamente a las 15.00 horas, el supuesto abusador se hizo presente en la Comisaría Octava y manifestó haberse enterado por otros vecinos que le habían prendido fuego a su casa y lo acusaban de haber tocado las partes íntimas de una niña, hecho que negó rotundamente.

Consultado vía telefónica, el secretario del fiscal en turno dispuso que no se tomaran medidas contra la libertad ambulatoria del denunciado, sin embargo, la policía procedió a su arresto en averiguación de actividades y medios de vida ya que, al momento de presentarse en la dependencia policial, no contaba con el documento que acredite su identidad.

En cuanto al hecho de abuso, trascendió que el mismo habría sido conocido por la madre de la niña, horas antes cuando la pequeña le comentó que su vecino la había tocado por debajo de la ropa, siendo inmediatamente el hecho denunciado por la progenitora.

Pomán

Por otra parte, el sábado a las 21.30, el cuñado de una niña de 9 años denunció a un vecino por masturbarse mientras ella y su novia se bañaban en la pileta de su casa.
De acuerdo a lo trascendido, a las 17.00 horas, encontrándose en la casa de su madre junto a su novia y su hermana de 9 años, observó a su denunciado, quien es vecino y sería de apellido Miranda, observar a las chicas mientras se bañaban por varios minutos. Ante ello, el denunciante fue a reclamarle ya que se encontraban del otro lado de la cerca del domicilio de su madre observando que este se estaba masturbando por lo que le reclamó amenazándolo de muerte. Por el hecho, el hombre se dirigió a la comisaría local y denunció a su vecino.