• Dólar
  • BNA $913 ~ $913
  • BLUE $1200 ~ $1200
  • TURISTA $1460.8 ~ $1460.8

20 C ° ST 19.61 °

Unión Radio 91.3 en vivo

Para tener en cuenta

Dormir con tu mascota ayuda con el sueño, ¿Cuáles son sus pros y contras?

Los perros y gatos con frecuencia son considerados como miembros reales de la familia... Pero, ¿Hay que dejarlos dormir cerca de nosotros?.

29 Diciembre de 2023 13.01

Los perros y gatos son calentitos, tiernos y adorables. Hacen que los corazones se derritan con sus gestos o ronroneo. Estas mascotas domésticas son mucho más que animales, para algunas personas son miembros de la familia.

“Compartimos nuestra cama con cuatro chihuahuas y un perro salchicha miniatura”, afirma Lindsay Merkel, profesora asociada de medicina interna en la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Minnesota. Incluyendo a su esposo, son siete mamíferos acurrucados.

“Dado todo lo que entendemos sobre los beneficios que podemos obtener al hacer que duerman con nosotros, creo que dejarlos es una buena idea”, asegura. “Parece sacar a relucir las hormonas positivas que necesitamos para aliviar el estrés y sentirnos bien con nosotros mismos, la dopamina y la oxitocina”.

 

La medicina del sueño

 

Hay pros y contras para este tipo de elección nocturna. La especialista en medicina del sueño Nancy Foldvary-Schaefer advierte que compartir la cama conduce a una experiencia de sueño compartida. Entonces, si el perro se mueve por la noche mientras sueña con perseguir un gato, esa actividad nocturna puede ser suficiente para interrumpir los sueños de la persona.

Alguien que se despierta en medio de la noche también puede terminar quedándose despierto, y pocas personas pueden darse el lujo de perder esos preciosos minutos (u horas) de descanso. La investigación muestra que 1 de cada 3 adultos en los Estados Unidos no duerme lo suficiente.

Foldvary-Schaefer insiste que “dormir con un amigo peludo te expone a desencadenantes de alergias y asma, como la caspa de mascotas durante varias horas en espacios reducidos. Entonces hay una buena probabilidad de que sus alergias o asma se activen. El riesgo no es solo las enfermedades respiratorias, sino más ampliamente la salud, porque se sabe que las pulgas y las garrapatas viven en perros y gatos”.

En otras palabras, estos parásitos están en la mascota cuando salta a la cama para pasar la noche, a riesgo de que migren a su amo. Mientras que las picaduras de pulgas pueden causar picazón e irritación de la piel que puede ser muy molesta.

Una picadura de garrapata infectada con bacterias del complejo Borrelia burgdorferi podría, por ejemplo, causar la enfermedad de Lyme. Además de las “criaturas” en sí, los gérmenes no se dejan de lado porque los animales pueden propagar enfermedades zoonóticas, como la fiebre por arañazo, la enfermedad más común transmitida por rascarse.

(Fuente: Infobae)