• Dólar
  • BNA $123.75 ~ $129.75
  • BLUE $235.00 ~ $238.00
  • TURISTA $202.95 ~ $212.85

11 C ° ST 9.58 °

Unión Radio 91.3 en vivo

Se fue de Argentina por amor y logró cumplir el sueño de tener un restaurante frente al mar

Se trata de Sonia Persiani, quien se recibió de abogada en la UBA y años después se instaló en Buzios, donde permanece hace 27 años junto a Héctor, su esposo.

21 Junio de 2022 01.21

Sonia Persiani recuerda que siguió su instinto. Se había recibido de abogada en la Universidad de Buenos Aires y sobre la mesa contaba con la posibilidad de ser auxiliar en una de las materias de la carrera. Tenía un buen trabajo mientras vivía una relación a distancia con Héctor, que un día la llamó para contarle su plan.

Nacida en Remedios de Escalada, partido de Lanús, aceptó la propuesta de su pareja: mudarse definitivamente a Buzios, sitio en el que él había abierto una coqueta posada junto a un socio francés.

“Lo veía únicamente durante las ferias judiciales, en enero y julio. Hasta que un día vine a vivir a Brasil y nos casamos. Me encantaba la vida que tenía en la Argentina, pero yo lo amaba y sentí que tenía que estar acá”, contó Sonia.

Sonia y Héctor se conocieron mientras cursaban la carrera en la UBA (Foto: Sonia Persiani).
Sonia y Héctor se conocieron mientras cursaban la carrera en la UBA (Foto: Sonia Persiani).

Conoció a Héctor en la facultad. Se reencontró con él un año después de haberse recibido y comenzaron a salir. “Mi marido falleció de cáncer el año pasado. Él vino acá porque se había cansado mucho de Buenos Aires. No de la Argentina, si no de algunos comportamientos de la sociedad. Llegó para vivir más tranquilo”, explicó la mujer de 57 años.

 

Una nueva vida en Brasil: lejos de las leyes y cerca de la cocina

 

“Cuando me instalé quise revalidar las materias, pero prácticamente tenía que cursar toda la carrera de nuevo. El idioma lo aprendí rápido, eso no fue un problema, porque llegué y me puse a estudiar. Empecé a escribir sin ninguna falta ortográfica”, indicó Sonia.

A pesar de haber encarado una nueva vida en un sitio ideal, no lograba asentarse. Hasta que descubrió en la gastronomía un espacio que no solo la contuvo sino que también la invitó a soñar.

Comenzó a estudiar y a perfeccionarse, hasta que junto a su marido, y al mismo socio francés, decidieron abrir un restaurante en el centro de la ciudad.

“Puse un pie en la tierra cuando empecé a trabajar con la gastronomía. Extrañaba un montón a mi familia. Bueno, en realidad todavía la extraño. Aquel proyecto fue la razón que encauzó mi destino. La excusa perfecta para empezar a dejar atrás todo lo que había abandonado en Buenos Aires”, remarcó.

“Siempre me gustó cocinar y mucho más me gusta comer. Cuando empezamos a convivir con este muchacho francés aprendí muchas cosas. Como en todos lados vos podés tener un restaurante sin ser cocinero, pero es muy riesgoso quedarse atado a las manos de alguien”, explicó Sonia.

El francés fue la inspiración de la pareja: cocinaba desde los panes hasta los postres y exhibía una multifunción que a Sonia la nutrió de información. Cuando éste se mudó a Río de Janeiro, ella y Héctor continuaron con el restaurante. Sonia tomó las riendas de la cocina.

Junto a Héctor tenían una relación a distancia y fue él quien la motivó a vivir en Buzios (Foto: Sonia Persiani).
Junto a Héctor tenían una relación a distancia y fue él quien la motivó a vivir en Buzios (Foto: Sonia Persiani).

Me fui un tiempo a Francia e Italia para estudiar gastronomía. Nunca dejé de prepararme, siempre estoy haciendo algún curso para aggiornarme a todo lo que va sucediendo”, dijo.

 

El sueño de abrir un restaurante frente al mar

 

Cigalon -así se llama el restaurante- se inauguró sobre Rua das Pedras, la calle principal de Buzios. Sin embargo, tras la pandemia, lo mudaron a Mangue de Pedras, un polo gastronómico frente al mar. Allí Sonia también es asesora en una panadería ubicada dentro del mismo ecosistema.

“Me costó venir. Mis padres -Alicia y Roberto- siguen viviendo en Remedios de Escalada. Tengo dos hermanos más chicos (César y Vicente) y jamás los dejé de extrañar”, sostuvo Sonia, que hace algunos años comenzó el proceso de adopción de un niño llamado Samuel.

La chef cuida a Samuel, un niño de 10 años a quien espera poder adoptar definitivamente en los próximos meses (Foto: Sonia Persiani).
La chef cuida a Samuel, un niño de 10 años a quien espera poder adoptar definitivamente en los próximos meses (Foto: Sonia Persiani).

“Hoy tiene 10 añitos. Lo conocí mientras era voluntaria en un centro de abrigo en Buzios. Él no podía reincorporarse a su familia de sangre, entonces lo iba a buscar todos los días al jardín. Tuvimos un feeling enorme. Los tres en realidad. A Héctor le encantaba despertarse y leer los diarios argentinos en familia. O ver TN. Hoy no podemos ni prender la tele: nos acordamos de él y no paramos de llorar”, reveló.

En los años que lleva viviendo en el país vecino, Sonia se volvió fanática de los deportes acuáticos, principalmente de la vela: “Me entrega una tranquilidad única. Estoy una armonía tal que no sé si soy parte del viento, del mar, del agua”.

En cuanto a lo económico, aseguró que Buzios aún espera que sus temporadas de verano vuelvan a ser las de antes. “Es una eterna embarazada, porque siempre está esperando. Yo la verdad intento no tener grandes expectativas para después no caerme”, expresó Sonia en relación al futuro.

“Hay momentos en los que la ciudad se llena de gente, no hay lugar ni para sentarse arriba de un árbol. Y después un vacío enorme: contratás gente extra, tenés un equipo gigante y no pasa nada”, agregó.

“Cuando vuelvo a Buenos Aires mi papá hace un matambrito que me encanta. Siempre me espera con eso. Mi mamá unas berenjenas al escabeche, cada uno tiene su especialidad”, dijo Sonia.

A la hora de comparar su vida en Brasil con la que podría llevar en Argentina, Sonia respondió: “Las comparaciones son odiosas. Hablar del brasileño en general es muy amplio. Cada región tiene su idiosincrasia. Acá, por ejemplo, la gente no se insulta en la calle. Mi hermano cuando viene se sorprende porque no hay bocinazos”.

“Llevo mucho tiempo acá, y es lógico que haya creado raíces. A veces hablo con amigas y me preguntan si me veo viviendo nuevamente en Buenos Aires, y la verdad es que es muy difícil responderles”, concluyó.